En un encuentro de sorpresiva amplitud, intendentes y legisladores de casi todas las líneas del peronismo bonaerense se dieron cita este miércoles en San Antonio de Areco para cuestionar en bloque el pacto fiscal que María Eugenia Vidal propone a las comunas para controlar sus economías. El anfitrión, Paco Durañona, advirtió que la normativa genera “un impacto negativo en las familias”.

La novedad estuvo quizá en la presencia del presidente y del vice del PJ provincial, Gustavo Menéndez y Fernando Gray. Desde el partido habían salido cuestionamientos al pacto, pero no tan duros como los vertidos por el intendente local y por Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada). La asistencia del Tano y de Gray se tradujo como un apoyo institucional a una postura de rechazo.

MENÉNDEZ: “Excelente análisis de la realidad que preocupa a los bonaerenses hicimos junto a Intendentes, Legisladores y autoridades del PJ”.

“Muchas gracias, autoridades del PJ bonaerense, por asumir el compromiso de acompañar a los intendentes en las iniciativas legislativas para modificar el Pacto Fiscal. Vamos construyendo la unidad de acción y concepción”, celebró Durañona.

“Excelente análisis de la realidad que preocupa a los bonaerenses hicimos junto a intendentes, legisladores y autoridades del PJ en San Antonio de Areco. Gracias @pacoduranona por la gran organización y convocatoria”, señaló al final Menéndez en Twitter.

Ferraresi: “El futuro es recuperar la Argentina y la Provincia de Buenos Aires para el pueblo”.

El tono más duro lo tuvo Gray al asegurar que el gobierno provincial “se entromete en los recursos y la autonomía que tienen los municipios”. En ese marco, el titular del Ejecutivo de Esteban Echeverría consideró: “Nos sacan la autonomía y nos cargan la responsabilidad total de cuestiones que le corresponden a la provincia, como la educación o la seguridad”.

“Participé de la reunión de intendentes peronistas, legisladores y autoridades del partido. El futuro es recuperar la Argentina y la provincia de Buenos Aires para el pueblo”, escribió Ferraresi en las redes sociales.

GRAY: “Nos sacan la autonomía y nos cargan la responsabilidad total de cuestiones que le corresponden a la Provincia”.

Durañona fue uno de los primeros jefes comunales en percibir que la provincia buscaba “poner de rodillas” a los municipios opositores bajo la fachada de un acuerdo de austeridad y transparencia. Después se sumaron Gustavo Cocconi (Tapalqué), Germán Lago (Alberti), Eduardo Marcelo Santillán (González Chaves) y Alfredo Fisher (Laprida), entre otros.

En concreto, el llamado pacto fiscal es una modificación a la Ley Nº 13.295, el Régimen de Responsabilidad Fiscal de las Municipalidades. Los cambios introducidos, y a los que los Concejos Deliberantes deben decidir si se someten o no, imponen pautas más estrictas de gatos, deudas y hasta contratación de personal.