El recorte no elude ningún área y la ciencia no es ajena. Según estadísticas oficiales que cobraron visibilidad a través de un comunicado de la diputada provincial Florencia Saintout –presidenta del bloque de Unidad Ciudadana–, la Comisión de Investigaciones Científicas bonaerense redujo a la mitad las becas doctorales y de grado en relación con el año pasado.

Dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Buenos Aires, el declive de recursos en la CIC es alarmante. En 2015 se otorgaron 144 Becas de Entrenamiento para estudiantes universitarios avanzados. Ya en 2017 la cifra se reducía a 123, y en 2018 el descenso fue drástico: sólo 50.

Dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Buenos Aires, el declive de recursos en la CIC es ALARMANTE.

Respecto de las becas de estudios doctorales para graduados universitarios, la cifra interanual marca otra caída estrepitosa: de 87 en 2017 y 50 en 2018.

Las Becas de Formación Doctoral tienen por finalidad ayudar a la formación doctoral de egresados universitarios, argentinos o extranjeros residentes en la provincia de Buenos Aires, menores de treinta años de edad, con mérito y vocación para realizar trabajos científicos y tecnológicos originales, bajo la dirección de un director de tareas.

Divulgadas con importante demora, las becas (repartidas en las áreas Ciencias Agrícolas, Producción y Salud Animal; Ciencias Sociales y Humanas; Física, Matemáticas, Química y Astronomía; Geología, Minería e Hidrología; Ingeniería, Arquitectura y Tecnología; TIC, Electrónica e Informática) no implicarían ni siquiera un becario por partido.

Consultado por Contexto, el diputado nacional por Unidad Ciudadana Roberto Salvarezza (doctor en Bioquímica y presidente del CONICET entre los años 2012 y 2015) aseveró que “se inscribe dentro del patrón que rige a nivel nacional con el recorte en Ciencia y Técnica”.

“se inscribe dentro del patrón que rige a nivel nacional con el recorte en Ciencia y Técnica”

“Hay una correlación de políticas que se observa en los números. En el presupuesto de 2015 (para el año siguiente) era de 1,53, luego pasó a 1,4, y actualmente se redujo a 1,22”, completó.

Además, agregó que “lo del CIC no es nuevo”, y recordó la renuncia en enero del año pasado del ingeniero Armando De Giusti debido al escaso presupuesto. Fue en septiembre también que hubo conflictos y protestas por el no pago de las horas extras, que constituyen el 30% de los sueldo de los trabajadores del ente. “La ciencia es el futuro y necesitamos de su desarrollo para el crecimiento de los bonaerenses”, declaró Saintout al respecto.