Con la inauguración de las obras de ampliación de la biblioteca de la Facultad de Ingeniería de La Plata, los más de 3 mil lectores que asisten cotidianamente podrán contar con un espacio más luminoso y una infraestructura y mobiliario modernos que brindan una mayor comodidad para estudiantes y el personal que allí se desempeña.

Cabe resaltar que la construcción consistió en más de 600 metros cuadrados distribuidos en tres niveles, conectados al edificio original de calle 47 y 115. La biblioteca cobra importancia a nivel nacional y regional, ya que tiene unos 30 mil libros específicos de la materia que se fueron coleccionando durante sus casi cien años de existencia.

Las obras contemplaron la construcción de una planta baja, primer y segundo piso, con lo cual el edificio pasó a tener, en su totalidad, una superficie de 1.300 metros cuadrados. Se construyeron cuatro nuevas salas y se acondicionó el sector anterior. En la planta baja funciona todo el sector operativo y administrativo, donde se amplió el sector de préstamos, se destinó un espacio para encuadernación y se habilitó un comedor para los empleados.

También se renovó el mobiliario, reemplazando el anterior por muebles ergonómicos para una mayor comodidad del personal y los alumnos. En la parte reacondicionada, en el sector de estantería abierta, se colocó un piso de goma y se reemplazó el techo de tejas por uno de chapa, debido a los problemas de filtraciones que tenía. No obstante, se conserva el techo original de madera, que data de la construcción del viejo edificio hace unos ochenta años.

En tanto, el primer piso está destinado a una sala de lectura parlante con capacidad para 63 personas. En ese espacio, los estudiantes pueden trabajar en equipo. Cuenta con mesas grandes, computadoras y pizarras. También se habilitaron oficinas jerárquicas para el personal. Mientras que, en el segundo piso, funcionan dos salas de lectura silenciosa y otra de “lectura plus”, la cual cuenta con libros de cultura general y diversos géneros literarios.

Es un espacio acogedor que invita al relax, con sillones y equipos con aire acondicionado. La capacidad en este piso es de setenta personas. Se edificaron diez baños (ocho para los lectores y dos para el personal) y dos cocinas office. Además, se está acondicionando un espacio verde para lectura al aire libre.

Según adelantaron fuentes de la Facultad, la planta baja alojará todo el sector operativo y administrativo de la biblioteca; el primer piso estará destinado a la sala de lectura parlante y oficinas jerárquicas; y en el segundo piso habrá dos aulas multimediales y un área de depósito.

Desde lo funcional, el nuevo módulo edilicio está plenamente integrado al edificio original. Con amplios ventanales y techos vidriados, todos los espacios interiores se destacan por su luminosidad. Los trabajos de ampliación de la biblioteca demandaron una inversión final superior a los 10 millones de pesos.