Por Ramiro García Morete

La primera audiencia del jury que podría significar la destitución del juez Luis Federico Arias fue suspendida, ya que el magistrado debe someterse a una pequeña intervención quirúrgica. Sin fecha reprogramada aún, la cita iba a tener lugar mañana en el subsuelo de la Cámara de Senadores, ubicada en 7 y 49. Pero “una hernia inguinal” -tal como reveló a Contexto– motivó la postergación.

Sin embargo, no dejó de expresarse respecto de las acusaciones y asegurar que se siente “muy tranquilo. No tengo motivos desde lo legal. Los veintiún cargos en mi contra responden a cuestiones de criterios dentro del marco de la diversidad interpretativa. Las leyes son textos y admiten eso”. Y remarcó: “Los jueces no podemos ser juzgados por nuestros criterios”.

Arias sostiene que se trata de cuestiones que deben dirimirse o se han dirimido conforme a las normas procesales, ya que constituyen criterios judiciales que de ningún modo pueden constituir irregularidad alguna.

“Todo eso tiene que ver con mi actuación judicial contra los aumentos de tarifas y mi intervención en el conflicto de docentes poniendo límites”

A su vez, distinguió once de esos veintiún cargos que responden a “cuestiones burocráticas”. Básicamente, “no haber remitido un expediente a la Receptoría General de Expedientes para que tome conocimiento de la demanda (la remisión fue ordenada por el juez, pero no fue cumplida por las partes)”.

En ningún caso hay cuestiones económicas implicadas, ni faltas concretas sobre los deberes de imparcialidad e independencia, ni ninguna otra causal prevista en la Ley N° 13.661, que pudieran dar lugar a su remoción. El 2 de noviembre del pasado año Arias fue suspendido por noventa días de su cargo como titular el Juzgado Contencioso Administrativo N° 1 de La Plata en un fallo unánime del Jury de Enjuiciamiento de la Provincia de Buenos Aires. A su vez, se decidió embargarle el 40% de su sueldo.

“Las verdaderas razones son las que no están dichas”, enfatizó Arias, consciente de que se trata de una persecución política. “Todo eso tiene que ver con mi actuación judicial contra los aumentos de tarifas y mi intervención en el conflicto de docentes poniendo límites. Son cuestiones de alto impacto”, completó.

“No tengo denuncias de particulares ni de abogados litigantes. Inclusive nuestro juzgado, según evaluaciones que se hacen, está entre los mejores”, detalló. En diciembre de 2017, y por quinto año consecutivo, el Colegio de Abogados de La Plata, a través del voto de sus matriculados, eligió el Juzgado Contencioso Administrativo N° 1 como el más destacado del fuero.

“No tengo denuncias de particulares ni de abogados litigantes. Inclusive nuestro JUZGADO, según evaluaciones que se hacen, está entre los mejores”

Arias agradeció el apoyo de diversos sectores, “esencialmente del lado
de los trabajadores o los sectores más vulnerables”. Tampoco se olvidó
de la particular situación de Hilda Kogan en la causa. Según él, la presidenta del máximo tribunal bonaerense “es una abierta militante radical”, además de ser la “madre de sus vínculos con Poliarquía (consultora perteneciente a su hijo Alejandro Catterberg y de la cual es director asociado Ramiro Tagliaferro, exesposo de la gobernadora, lo cual expone algunos vínculos suspicaces”.

“Pero lo más controversial es que Kogan fue denunciante y ahora tiene el rol de
juzgar (integra el Jurado de Enjuiciamiento). Debió excusarse porque
es juez y parte”, cerró.