La relación entre las gestiones municipales de La Plata y Berisso con sus trabajadores sufrieron fuertes fricciones esta semana. Por un lado, el intendente platense Julio Garro ofreció un ajustado 12% en las discusiones paritarias para sus trabajadores, cifra que fue rechazada ante la necesidad de partir de un piso del 15%. En tanto, el jefe comunal de Berisso, Jorge Nedela, confirmó un descuento salarial a trabajadores que realizaron una retención de tareas en protesta por retrasos en el cobro de sueldos.

En el caso de los trabajadores municipales de La Plata, la oferta del 12% fue rechazado por el secretario general de UPCN, Carlos Quintana, y su par del Sindicato de Municipales, Darío Alfano, en una reunión en el despacho del intendente que se extendió por un corto periodo. Allí, Garro fue insistente con el estado presuntamente delicado de las cuentas del distrito.

“Fue una primera reunión donde Garro habló de ‘lo mal que están las cuentas del municipio’ y ofreció el porcentaje que circuló por los medios. Esto no esteba ni siquiera en el ánimo nuestro discutirlo. Tratamos de tener el parámetro provincial para poder llevar a los municipios, y la provincia está partiendo del 15%”, dijo a Contexto el referente de UPCN, Diego Retola, quien aseguró que la discusión recién empieza.

“Más allá del procentaje, estamos concentrados en las cláusulas gatillo, resguardo que tuvimos el año pasado y que veremos cómo se resuelve en el ámbito docente”, agregó Retola.

En la ciudad dirigida por Julio Garro hay otras cuestiones que preocupan a los dirigentes gremiales. Entre ellas, la promesa incumplida del jefe comunal de pasar a planta permanente a quinientos contratados. Se trata de una medida que el intendente anunció en junio del año pasado, luego de firmar un convenio colectivo de trabajo, que más tarde fue observado por el gobierno provincial.

Según la promesa que en ese momento había hecho el jefe comunal, en diciembre de 2017 iban a pasar a planta quinientos trabajadores temporarios. Esto nunca ocurrió y ahora los trabajadores municipales presentan la exigencia de mil pases a planta.

Deudas en Berisso

Por otro lado, la tensión en Berisso se desató a partir del anuncio del intendente macrista, Jorge Nedela, de descontar parte del salario a los trabajadores que adhirieron al paro de esta semana, realizado por el atraso del depósito de sueldos por parte de la gestión, problema que ya han tenido en los últimos cuatro meses.

“Nosotros firmamos un acta de acuerdo en junio del año pasado donde se establecía que el día quinto de cada mes se debía pagar el sueldo y, de no ser así, al día siguiente se iniciaba una retención de tareas hasta que aparecieran los salarios”, dijo a Contexto el referente del Sindicato de Trabajadores Municipales de Berisso, Claudio Hiser, quien explicó que, al no disponer de los sueldos, los trabajadores de la comuna habían decidido iniciar retención de tareas a partir del día martes 6 al mediodía y luego un paro el día 7.

“El dinero apareció a la media hora de iniciada la medida, pero sólo en palabras del intendente municipal, quien decía que durante la tarde de ese mismo día iba a depositarlo. El día 7, el día del paro, comenzamos a cobrar”, dijo Hiser, y agregó que “Nedela advirtió que la jornada del 7 se iba a descontar”. Según el referente gremial, el propio intendente de Berisso mandó a pedir una lista de los nombres de los trabajadores que adhirieron al paro.

Acorde a lo informado desde el gremio municipal, la medida de Nedela va a ser peleada para que la revierta, ya que está “violando el acta de acuerdo, un acta que firmamos ya que el año pasado nos estaban debiendo entre siete y ocho meses”. Hiser remarcó que la gestión “quiere correr del eje la discusión salarial” y manejar la situación “como patrón de estancia”.