Los máximos referentes del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) anunciaron este jueves que ese espacio político (conformado por la exguerrilla de las FARC–EP) no participara de las elecciones presidenciales convocadas para el 27 de mayo, pero que sí lo hará en las legislativas del próximo domingo 11 de marzo.

También denunciaron que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos no ha cumplido con lo firmado en los Acuerdos de Paz, y que la seguridad de sus militantes no ha sido garantizada.

Si bien la decisión de no participar de las elecciones presidenciales parece tener como principal argumento el delicado estado de salud en que se encuentra el líder de las FARC, Rodrigo Londoño (conocido como Timoleón Jiménez, Timochenko o Timo), otro de los elementos fundamentales que llevaron al nuevo espacio político a tomar esa media es la falta de garantía para que los militantes de la exguerrilla participen en la campaña política. En los últimos meses, al menos cincuenta exguerrilleros fueron asesinados.

Mediante un comunicado, las FARC señalaron: “circunstancias ampliamente conocidas sobre el proceso de recuperación de nuestro candidato Timo, tras la cirugía practicada en el día de ayer, unida a las ya señaladas sobre los rasgos de la contienda electoral, nos han llevado a declinar nuestra aspiración presidencial”.

Uno de los puntos clave del Acuerdo de Paz firmado entre las ex Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC –EP) y el Estado colombiano era el compromiso por parte del gobierno de Santos de garantizar las condiciones para que los exguerrilleros pudieran insertarse en la vida política del país.

El comunicado remarca: “nos vimos obligados a una suspensión temporal de la campaña por la ausencia de garantías y, particularmente, por los ataques de que fue objeto nuestro candidato presidencial, Rodrigo Londoño, Timo, instigados por sectores del Centro Democrático, los cuales amenazaron su integridad personal y nos llevaron a pensar que se podría estar fraguando un magnicidio”.

“nos vimos obligados a una suspensión temporal de la campaña por la ausencia de garantías y, particularmente, por los ataques de que fue objeto nuestro candidato presidencial, Rodrigo Londoño”

Los referentes del FARC señalaron que el Estado tampoco giró los fondos que le debe entregar para la campaña, lo cual dificulta la participación y pone en desventaja a ese espacio político.

Más allá de todas estas dificultades, el partido FARC participará de las elecciones legislativas convocadas para el próximo domingo 11 de marzo. En el comunicado, los líderes del espacio político señalan: “manifestamos nuestra disposición al diálogo con todos los sectores políticos a fin de tender puentes para hacer realidad la perspectiva de una gran convergencia nacional. Invitamos a votar este domingo 11 de marzo por nuestras listas cerradas a Senado y Cámara marcando la rosa roja. Las gentes del común contarán en el Congreso de la República con una bancada robusta que trabajará sin descanso por los propósitos de la paz democrática con justicia social”.