Se realizó este lunes la XV Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestras América–Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA – TCP) en Caracas, en el marco de la conmemoración del quinto aniversario del fallecimiento del comandante Hugo Chávez Frías.

Todos los presentes tuvieron palabras muy elogiosas hacia la figura de Chávez, quien junto al entonces presidente de Cuba Fidel Castro crearon ese espacio de integración regional.

Los integrantes del ALBA-TCP emitieron un comunicado en el que reafirmaron “los postulados de la proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz, firmada por los jefes de Estado y de gobierno de la segunda Cumbre de la CELAC”.

Varios de los puntos del documento final de la Cumbre hicieron referencia, de manera directa o indirecta, a la agresión desatada contra Venezuela por los países del autodenominado Grupo de Lima

Reclamaron el respeto a la libre determinación, a la soberanía y la integridad territorial, así como la no injerencia en los asuntos internos de cada país.

Varios de los puntos del documento final de la Cumbre hicieron referencia, de manera directa o indirecta, a la agresión desatada contra Venezuela por los países del autodenominado Grupo de Lima, como así también respecto de las amenazas desatadas por el gobierno de Estados Unidos.

Los mandatarios resaltaron la existencia de un “contexto de agresiones a los países progresistas de la región” y denunciaron “los intentos de resucitar la Doctrina Monroe, así como la amenaza militar y los llamados a un golpe militar contra el gobierno constitucional de Venezuela”.

El documento destaca “la falta de autoridad moral de terceros Estados para brindar lecciones en materia de democracia y derechos humanos a los países de la región y reclamos la soberanía y libre determinación del pueblo venezolano”.

De igual manera rechazaron “la política intervencionismo del secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de algunos países de esa organización en contra de los países progresistas de la región”.

Los integrantes del ALBA aseguraron que la declaración del Grupo de Lima “constituye una intromisión en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela”.

Los mandatarios resaltaron la existencia de un “contexto de agresiones a los países progresistas de la región” y denunciaron “los intentos de resucitar la Doctrina Monroe

Rechazaron la exclusión que el presidente Kuczynski intenta hacer del gobierno venezolano y del presiente Nicolás Maduro de la Cumbre de las Américas, demandaron el derecho de participación de Venezuela y aseguraron que tomarán medidas diplomáticas y políticas al respecto.

“Cualquier tipo de coerción contra la independencia política y la integridad territorial de Venezuela es incompatible con el derecho internacional y con la Carta de Naciones Unidas”, remarcaron.

Por último, los miembros del ALBA aseguraron: “Reconocemos el derecho inalienable del pueblo venezolano de celebrar y participar de las elecciones presidenciales y legislativas a nivel nacional, estatal y municipal conforme a sus normas y procedimientos internos”.