En un clima de fuerte descontento, psicólogos y acompañantes terapéuticos realizaron un corte de calle en IOMA, en pleno centro platense, para denunciar el preocupante atraso de pagos, las condiciones de precarización en las que ejercen y la falta de respuestas por parte del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Los trabajadores y trabajadoras, nucleados en Psicólogos Unidos Distrito XI La Plata y la Asociación de Acompañantes Terapéuticos de Buenos Aires (AATBA), se presentaron en las puertas de la sede provincial de calle 46 para hacer visible el reclamo, en el marco de un plan de lucha que también comenzaron esta semana los médicos, quienes dejaron las clínicas y hospitales sin prestación hasta el fin de semana.

“Necesitamos una urgente solución a las demoras en las liquidaciones y falta de pago, las condiciones en las que trabajamos, sin insumos, sin personal. Las autoridades no dan respuestas. Sabemos que detrás de cada prestación hay un afiliado que necesita respuestas de la obra social”, dijo a Contexto Luana Simioni, delegada de ATE dentro de IOMA, quien estuvo presente en el corte que se realizó de manera parcial sobre calle 46 en las primeras horas de la mañana y que luego se trasladó a la avenida 13 al mediodía.

“Necesitamos una urgente solución a las demoras en las liquidaciones y faltas de pagos, las condiciones en las que trabajamos, sin insumos, sin personal. Las autoridades no dan respuestas”

Tanto profesionales de la salud mental como del acompañamiento terapéutico se ven afectados por la nueva dinámica de liquidación de sueldos vigente desde el año pasado, y en algunos casos el mes pasado recién pudieron cobrar octubre de 2017.

Según Soledad Blanco, referente de AATBA, hay pagos adeudados de hasta diez meses, y el sistema financiero articulado con el Ministerio de Economía atraviesa “severas dificultades”. En diálogo con Contexto, explicó: “Esto no sólo nos perjudica a nosotros como trabajadores, sino que vulnera por completo los derechos de los afiliados y usuarios”.

Mientras tanto, tanto ayudantes terapéuticos como psicólogos siguen en ejercicio de su trabajo habitual, ya que la programación de la atención no puede ser interrumpida.

“Hace meses que estamos pagando la matrícula, pagando el monotributo, pagando la caja, pagando el consultorio y nuestra supervisión de nuestro propio bolsillo, y no cobramos absolutamente nada. No es como en otras profesiones en las que se puede suspender. No podemos decirle al paciente ‘andate porque no me pagan’. Es insostenible”, dijo Griselda Cuaro, psicóloga prestadora de IOMA.

Mientras tanto, el senador bonaerense de Unidad Ciudadana-FpV, Gustavo Traverso, solicitó informes al Ejecutivo provincial por la situación actual de IOMA. “Nos reunimos con los diferentes prestadores de salud del IOMA y en todos los casos hemos notado un profundo malestar y angustia por la falta de pagos, hace más de cuarenta días que no depositan un solo peso en la cuenta de los prestadores”, explicó Traverso. Y subrayó: “la preocupación es que hoy peligra la atención médica y de salud de la población bonaerense y por eso queremos saber hacia dónde va el sistema sanitario de los trabajadores de la provincia de Buenos Aires”.

Traverso precisó que desde IOMA alegan que el atraso en los pagos se debe a un cambio en el sistema de liquidación. “Nuestra preocupación más grande es saber si lo que hay detrás de esto no es un intento de vaciamiento de IOMA, generando una crisis para volver al viejo sistema de las gerenciadoras al que tanto nos tienen acostumbrados estos gobiernos neoliberales”, completó.

Esta situación se vio agravada el 26 de febrero último, cuando se conoció la noticia de la muerte de Gabriela Ciuffarella, docente de Lomas de Zamora, a quien se le negó un medicamento oncológico.