Con más de treinta años de historia, el Centro de Formación en Administración Pública (CFAP) está en jaque ante el despido masivo de sus docentes por parte del Ministerio de Educación encabezado por Gabriel Sánchez Zinny, quien irónicamente el año pasado distinguió a sus trabajadores en ocasión del aniversario del organismo.

Nacido en 1987, el CFAP tiene como objetivo la formación, capacitación, orientación y asesoramiento del personal “que operan y respaldan los servicios administrativos prestados por la Dirección General de Cultura y Educación”. El 28 de febrero, sus docentes (algunos con veinticinco años de antigüedad) se enteraron que habían cesado sus tareas.

El ministro argumentó que lo que sucede es una reestructuración ante la falta de alumnos, lo que es negado por sus trabajadores. “Solamente desde 2006 a la fecha pasaron 27 mil alumnos por el CFAP”, comentó Alejandro Sánchez Moreno, delegado de ATE, en una asamblea pública en las puertas del organismo ubicado en calle 55 entre 9 y 10. Calculan que en 2017 se formaron alrededor de 3.000 alumnos en sus cursos.

“Solamente desde 2006 a la fecha pasaron 27 mil alumnos por el CFAP”, comentó Alejandro Sánchez Moreno, delegado de ATE, en una asamblea pública en las puertas del organismo ubicado en calle 55 entre 9 y 10.

Los trabajadores sostienen que “este vaciamiento brutal”, despidiendo a 43 docentes sobre 48, con cada vez menos personal administrativo y con aulas clausuradas sin noticias de sus refacciones, encamina al organismo al cierre.“No está cerrado, pero lo han dejado en estado de vaciamiento tal que es la antesala del cierre”, consideró Sanchez Moreno.

Hasta el momento, el CFAP cumplía un rol fundamental en la Dirección de Escuelas, siendo el ente capacitador permanente en materia de aspectos administrativos y de gestión educativa y orgánica en la provincia. “Es una institución que tiene mucho prestigio, y ese prestigio se ha ganado en las aulas con la gente”, explicó a Contexto Gustavo De Martin, profesor cesanteado con trece años de antigüedad.

A pesar de que el año pasado distinguieron a los docentes en un acto por su 30° aniversario, hoy el gobierno de Vidal lo vació. “Ahora las autoridades desconocen esta situación y se intenta permanentemente desprestigiar nuestro trabajo”, comentó De Martin. “Esto tiene que ver con un ataque directo por muchos frentes a la educación pública. Es indudable que este gobierno tiene un modelo de educación orientado al mercado, entonces todas aquellas instituciones que entienden la educación pública como un derecho es para ellos algo que no debe continuar”, agregó el docente.

Ante tamaño vaciamiento, los trabajadores aseguran que el CFAP puede correr la misma suerte que la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), organismo disuelto por la gobernadora. En este contexto, en asamblea decidieron una guardia permanente en el edificio, mientras que en los próximos días realizarán clases abiertas en la calle para visibilizar su reclamo. Por otra parte, el martes, cuando el sector docente se movilice de cara a una nueva mesa paritaria, los cesanteados de la UEP y el CFAP marcharán en conjunto desde el organismo de calle 55.