El rechazo de los organismos de Derechos Humanos fue contundente. Lo que había comenzado como un síntoma de preocupación terminó en un rotundo no a la propuesta de Maurcio Macri de convertir el regimiento militar de Campo de Mayo que durante la dictadura cívico militar funcionó como un centro cladestino de detención y una maternidad clandestina para el robo de bebés, en un parque nacional. La idea fue lanzada por el presidente livianamente en la Asamblea Legislativa de este jueves, y el rechazo llegó en un comunicado firmado por diez entidades, que encabezaron Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, en el que recordaron que ese lugar es prueba judicial.  Más temprano, H.I.J.O.S Capital le había recordado que lo mismo había propuesto Carlos Menem para la ESMA.

El comunicado lleva las firmas de Abuelas, Madres – Línea fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, la Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Buena Memoria, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la APDH y APDH La Matanza.

En el texto, manifestaron su preocupación de que una iniciativa tan vinculada a la garantía del proceso de Memoria, Verdad y Justicia “no haya sido consultada con los familiares de las víctimas que pasaron por ese centro de tortura y muerte, que hoy el presidente propone como espacio de esparcimiento”, dijeron.

En esa línea, recordaron que las investigaciones acerca de los crímenes de lesa humanidad cometidos en ese regimiento continúan en curso y que los familiares esperan que los juicios den cuenta de lo que le ocurrió a sus seres queridos. “Aún buscamos a muchos bebés que nacieron durante el cautiverio de sus madres en ese centro clandestino”, señalaron.

“Campo de Mayo es un espacio de prueba para juicios de lesa humanidad que están por venir, cualquier modificación puede entorpecer el testimonio fundamental de un sobreviviente”.

“Campo de Mayo es un espacio de prueba para juicios de lesa humanidad que están por venir, cualquier modificación puede entorpecer el testimonio fundamental de un sobreviviente”, explicaron en el comunicado. Y remarcaron que en los procesos judiciales se siguen recibiendo denuncias de cuerpos enterrados en Campo de Mayo y que se realizan excavaciones frecuentes en ese lugar para verificar hay restos de desaparecidos.

La propuesta de Macri fue estrepitosa: “Hemos decidido preservar una parte importante de Campo de Mayo y transformarlo en un Parque Nacional. Será uno de los Parques Nacionales urbanos más grandes del mundo, y parte del sistema de áreas protegidas del área metropolitana. Todos sabemos que más de 10 millones de argentinos viven ahí, y van a poder conocer y disfrutar de estos parques”, dijo en la Asamblea Legislativa.

Sus palabras encendieron todas las alarmas de los organismos. Si bien habló de la necesidad de espacios verdes no mencionó siquiera, ni por recaudo, que ese predio del Ejército Argentino fue un centro clandestino de detención de la magnitud de la Esma, por el que pasaron más de 5 mil desaparecidos durante la dictadura cívico militar.

Por eso, en el comunicado los organismos detallaron que “la iniciativa se contrapone con lo establecido por la Ley de Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado que tiene como objeto la preservación de estos espacios a los fines de facilitar las investigaciones judiciales, como asimismo, para la preservación de la memoria de lo acontecido durante el terrorismo de Estado en nuestro país”.

“la iniciativa se contrapone con lo establecido por la Ley de Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado que tiene como objeto la preservación de estos espacios a los fines de facilitar las investigaciones judiciales”.

Al conocerse la propuesta, el nieto restituido por Abuelas de Plaza de Mayo y diputado del bloque del Frente para la Victoria -PJ, Horacio Pietragalla, dijo que las palabras presidenciales lo había sorprendido. “Hay que tener criterio  y convocar a los organismos de derechos humanos y al Equipo Argentino de Antropología Forense porque antes de tocar algo debemos asegurarnos de que no haya restos de desaparecidos, que no haya enterramientos de los compañeros del centro clandestino de detención ni de la Tablada”, dijo a este medio.

También H.I.J.O.S. cuestionó duramente la propuesta de Macri. Primero, le recordó que hizo su propuesta livianamente mientras comenzamos a transitar el Mes De La Memoria. También recordaron que lo mismo había propuesto Menem para la ESMA. “No es un lugar para Parques Nacionales. No al Parque de la Reconciliación. Respeten”, escribieron en sus redes sociales.

Es verdad: el ex presidente Carlos Menem propuso lo mismo el 7 de enero de 1998. Ese día comunicó su intención de convertir el más emblemático centro clandestino de detención en un parque con el argumento de la reconciliación por decreto.

No logró hacerlo porque se le opsusieron todos los organismos de Derechos Humanos y la oposición completa. El decreto establecía destinar el uso público de los terrenos de la Esma sobre avenida Del Libertador, en el barrio de Nuñez, y erigirlo en un símbolo de la “unión nacional”. Menem utilizaba los conceptos de reconciliación y de unir a los argentinos, los mismos que volvieron a escucharse desde la llegada de Macri a la presidencia.