Por Leandro Defilipis

Luego de un semestre sin stock, Argentina podrá contar con los medicamentos específicos para poder palear esa patología que puede causar la muerte si no es tratada en tiempo y forma. La UPM es un laboratorio de investigación y desarrollo de medicamentos que cuenta con equipamiento de última generación y sus principales actividades están dirigidas al desarrollo integral de medicamentos, es decir, optimizar las fórmulas y procedimientos de elaboración y estabilidad, para luego transferir esos desarrollos a plantas de producción que se encargan de fabricarlos a gran escala.

Un ejemplo es esta producción de medicamentos contra la tuberculosis, donde la UPM no sólo hizo los desarrollos, sino también la transferencia de los procesos a escala industrial y los controles de calidad de los lotes productivos que fueron elaborados en una planta farmacéutica de la ciudad de Buenos Aires.

“Durante los últimos años, ante la falta de interés de los laboratorios privados locales por producirlos, la Argentina optó por importar los medicamentos contra la tuberculosis. Pero el año pasado, al no haberse presentado oferentes internacionales, las licitaciones fracasaron y los pacientes tuberculosos de nuestro país se quedaron sin cobertura de medicamentos”, explicó el director técnico de la UPM, Arturo Hoya.

El científico agregó que “frente a este escenario de crisis sanitaria varios organismos gubernamentales nos solicitaron que nuestra unidad desarrolle las fórmulas de los medicamentos contra la tuberculosis”.

En tiempo record, entre el primero de noviembre de 2016 y el 28 de abril de 2017, en tan sólo veintisiete semanas, la UPM desarrolló ocho medicamentos para esta enfermedad, realizó la transferencia de seis de estos desarrollos a una planta farmacéutica, e hizo el seguimiento de los procesos productivos y los controles de calidad de los lotes, que permitieron elaborar más de 5 millones de compuestos farmacológicos que se distribuirán en todas las provincias del país.

Cabe destacar que se trata de seis medicamentos diferentes, ya que el tratamiento de la tuberculosis se basa en un cóctel de comprimidos que deben ser suministrados al paciente por un período de seis meses. De esta forma, la falta de medicina será cubierta y más de 20 mil personas dispondrán de la medicación.

“Es un orgullo que en la Universidad Pública se genere conocimiento en desarrollo farmacéutico en un área de vacancia y con un gran impacto en una población vulnerable”

Hoya destacó como “un orgullo que en la Universidad pública se genere conocimiento en desarrollo farmacéutico en un área de vacancia y con un gran impacto en una población vulnerable que se encontraba a la espera de estos tratamientos”.

Según información de la Organización Mundial de la Salud, “desde 2000, en el mundo se han salvado más de 49 millones de vidas gracias al diagnóstico y el tratamiento efectivos”. La forma activa de la enfermedad que es sensible a los antibióticos se trata administrándolos durante seis meses. La OMS señala además que “la gran mayoría de los enfermos tuberculosos pueden curarse a condición de que los medicamentos se suministren y se tomen correctamente”.

La entidad de salud internacional define la tuberculosis como una enfermedad curable y prevenible causada por una bacteria que casi siempre afecta los pulmones y que se transmite de persona a persona a través del aire. Así, cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire, bastando con que una persona inhale unos pocos para quedar infectada.

Según datos oficiales de la OMS, se estima que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente, es decir, las personas están infectadas por el bacilo pero aún no han enfermado ni pueden transmitir la infección. Las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen a lo largo de la vida un riesgo de enfermar de un 10%. Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para quienes su sistema inmunitario está dañado, como ocurre en casos de infección por el VIH, malnutrición o diabetes, o quienes consumen tabaco.