Tras el cierre de quince sedes del Plan FinEs en la Capital Federal, la situación se traslada a La Plata donde la fusión de cursos y la relocalización de centros puso en alerta a talleristas y referentes que ven amenazada la continuidad del programa.

Referentes de sedes barriales, nucleados en la Mesa Regional de FinEs concentraron ayer en la Boca Distrital de la Dirección de Adultos, ubicada en 49 entre 8 y 9, para exigir respuestas y ser convocados a discutir la modalidad del programa.

Representantes de Suteba, junto a organizaciones barriales y docentes que articulan el trabajo diario del programa, hicieron visible el reclamo en la sede de coordinación distrital que funciona en la Escuela Media Nº 8 “Ingeniero Pedro Benoit”.

“Queremos información sobre cómo se va a implementar el programa este año. A una semana de empezar las clases no tenemos información certera sobre qué sedes se van a abrir ni cuáles serán las condiciones. Ayer recibimos una notificación donde nos cambian la cantidad de alumnos que permitirán inscribir”, dijo a Contexto la referente platense de Suteba, Paula Tardón, quien señaló que en la capital provincial se han realizado fusiones de cursos y la consecuente reducción de sedes y docentes.

Esta clase de traslados puede tener efectos profundos en la continuidad regular de alumnos que ya se encuentran en su segundo o tercer año de cursada, para quienes la cercanía territorial se vuelve un factor de suma importancia.

En este esquema, los referentes de cada sede se convierten en actores clave en el desarrollo del programa pensado para la finalización de estudios secundarios.

“El Plan FinEs cuenta con referentes que sostienen las sedes, se encargan de las convocatorias en los barrios, de mantener los espacios, de los gastos que estos implican, de la entrega de planillas de alumnos y la gestión de certificados, además de la contención, acompañamiento y asesoramiento para quienes lo necesiten”, explicaron a través de un comunicado.

“esta política pública se sostiene gracias a los referentes de sede, sin los cuales no está garantizado el derecho a la educación de los adultos”.

En tanto, la referente de San Carlos, Belén Martín, precisó que “esta política pública se sostiene gracias a los referentes de sede, sin los cuales no está garantizado el derecho a la educación de los adultos. Somos nosotros los que conocemos los territorios y a los estudiantes, y no nos toman en cuenta ni como trabajadores ni para aportar a los diagnósticos para la toma de decisiones”.

Asimismo, según dijo a Contexto Roxana, referente de FinEs desde el Movimiento de Unidad Popular (MUP), su trabajo conoce a fondo “la situación tanto de los alumnos como de los docentes, y establece un nexo intermediario entre la institución y el barrio”. El MUP mantiene sedes en Hernández, Barrio Aeropuerto y el casco urbano, entre otros puntos.

Desde la llegada del macrismo al poder, unas cuatrocientas sedes del FinEs fueron cerradas bajo el argumento de “falta de presupuesto”. Según denunciaron, esta semana se dieron a conocer los requisitos para las sedes, como “la cantidad de alumnos, sin considerar las infraestructuras barriales”. Los docentes y referentes de los cursos sostienen que “no llegan recursos ni para sillas, mesas, pizarrones, tizas, luz, elementos de limpieza, hojas para imprimir planillas, ni recursos humanos que garanticen los espacios abiertos”.

Tras hacer visible el reclamo en las inmediaciones de 9 y 48, los referentes tuvieron una reunión grupal con el coordinador distrital, Vicente Ferreyra, con quien pautaron sentar las condiciones para una inmediata mesa de diálogo a fin de discutir el comienzo del programa con todos los representantes necesarios.