Mientras que la “doctrina Bullrich” -inaugurada en la agenda pública con el caso Chocobar- avanza y se cobra vidas como sucedió ayer en Esteban Echevarría, con un joven de 16 años asesinado por un efectivo de Policía de Seguridad Aeroportuaria, también tuvo su inicio el juicio por el asesinato de Nehuén Rodríguez en manos de un efectivo de la hoy disuelta policía Metropolitana.

El hecho tuvo lugar en Parque Patricios, cuando Rodríguez transitaba en moto por la zona de Brandsen y Carrillo y, según testigos, una camioneta Ford Ranger de la Metropolitana cruzó con semáforo en rojo, a gran velocidad, sin sirena y lo embistió 25 metros, hasta hacerlo caer sobre el asfalto.

En el móvil que atropelló a Nehuén iban el oficial Daniel Germán Castagnasso al volante y el subinspector José Daniel Soria Barba en el asiento del acompañante aunque sólo Castagnasso llegó a juicio, bajo la causa de “homicidio culposo”.

Al igual que los asesinatos de Pablo Kukoc o Lucas Cabello en el barrio de La Boca, la Comuna 4 de la Ciudad de Buenos Aires vuelve a ser el territorio donde las fuerzas de seguridad distritales más estragos han causado en los últimos años.

“No sólo hay violencia institucional, sino el recrudecimiento de los desalojos van también de la mano a los intereses inmobiliarios en la zona”

No obstante, organizaciones populares e instituciones barriales como el Centro Cultural Miguel Miranda y La Boca Resiste y Propone (LBRP) decidieron acompañar ambos casos, y ayer se hicieron presentes en el inicio de las audiencias con una jornada de actividades apoyo a los familiares de las víctimas.

“Nos acercamos de manera automática ya que una integrante del bachillerato que brindamos en el barrio Rodrigo Bueno es la prima de Nehuén y el caso nos tocó de cerca, al igual que el de Pablo Kukoc”, dijo a Contexto Santiago Ibarra, referente de LBRP y El Hormiguero, quien ayer presenció el inicio del juicio donde dieron testimonio tanto Castagnasso como Soria Barba, junto a varios testigos más.

“En el caso de La Boca y la Comuna 4 como territorio se ve de manera terrible la diferencia en lo que hace al poder de las fuerzas de seguridad de la Ciudad. No sólo hay violencia institucional, sino el recrudecimiento de los desalojos van también de la mano a los intereses inmobiliarios en la zona”, agregó.

Ibarra remarcó que en el corredor sur de la Ciudad el Gobierno busca instalar “un nuevo Puerto Madero”, proyecto que convierte a la violencia policial en un elemento clave para “limpiar la zona” a través de represión.

En los primeros 722 días de Gobierno macrista, se registraron unos 725 casos de muertes por manos de las fuerzas del Estado. representa un promedio de 1 caso por día.

“A través del discurso de la ‘inseguridad’ fogueado por el Gobierno y los medios se busca justificar las consecuencias de casos como el de Nehuén o Lucas Cabello, que luego es incluso felicitado y avalado por el mismo Gobierno, como sucedió con Chocobar”, sostuvo el referente de LBRP.

Durante la audiencia, tuvieron lugar testimonios tanto del acusado como de varios testigos que apoyaron la versión que responsabilizan al efectivo. Roxana Cainzos, madre de Nehuén, reclama que la causa de “homicidio culposo” se cambie para que adquiera mayor gravedad la sentencia.

El pasado 23 de febrero se realizó una movilización en pedido de justicia por Nicolás Mendoza, de 16 años, fusilado el 26 de noviembre de 2017 por el policía Agustín Daniel Roldan. Los familiares y amigos convocaron a organismos de DDHH y sectores de la política a repudiar el caso de gatillo fácil ocurrido en la zona de Villa Lugano, otro de los puntos más de presencia más marcados por las fuerzas de seguridad porteñas.

Según datos de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), en los primeros 722 días de Gobierno macrista, el organismo registró unos 725 casos de muertes por manos de las fuerzas del Estado. El número representa un promedio aproximado de 1 caso por día.