Por Pablo Pellegrino

“Lo recontra banco. Si lo banco, es por algo. Lo conozco. Somos todos ciudadanos ante la ley, pero no tengo dudas de su integridad y de su capacidad”, dijo el lunes Marcos Peña, durante una entrevista en el programa televisivo “Animales Sueltos” en la que defendió al Ministro de Finanzas, Luis Caputo, denunciado por manejar sociedades offshore en paraísos fiscales.

“Le discuten algo previo a su paso por la función pública, en donde él tiene la plena convicción -como también la tenemos nosotros- de que sus papeles están bien declarados”, continuó Peña, y manifestó que “es un orgullo para el país que Toto Caputo sea ministro: es de las 10 o 15 personas más talentosas en las finanzas en todo el mundo”.

Consultado por Contexto, el diputado nacional del Frente Para la Victoria, Rodolfo Tahilade, que además es quien denunció penalmente a Luis Caputo y a Valentín Díaz Gilligan por sus negocios en paraísos fiscales, expresó: “Entiendo la necesidad de Marcos Peña de salir a defenderlo porque Caputo es, hoy por hoy, el ministro imprescindible cuando todavía faltan 15 mil millones de dólares para cubrir las necesidades de financiamiento para este año”.

“Entiendo la necesidad de Marcos Peña de salir a defenderlo porque Caputo es, hoy por hoy, el ministro imprescindible cuando todavía faltan 15 mil millones de dólares de deuda”

En este sentido, aseguró que “sacarlo o entregarlo por este escándalo, implica un mensaje muy negativo para todo este mundo de las finanzas, los bancos y demás, no solamente porque Caputo sea un hombre del riñón de ese sistema, sino porque también es el que les garantizó y facilitó todos los negocios que han hecho con la deuda pública en estos dos años”.

“Como dice Peña, es el mejor de ellos para esta cuestión, lástima que sea lo peor para el país”, añadió.

Por otro lado, el diputado nacional analizó que los dichos del Jefe de Gabinete “demuestran que para ellos evadir, fugar, manejar empresas offshore y llevarse la guita afuera es algo natural, ni siquiera anti ético”, aunque también consideró que “no hay que tomar muy en serio las argumentaciones de Peña porque tiene un discurso preparado sobre la base del engaño, falsedades y una apuesta al desconocimiento de mucha gente sobre estas cuestiones”.

“Díaz Gilligan se va del gobierno por un millón de dólares en Andorra y Caputo que manejó 300 millones de dólares en sus sociedades offshore, y además está comprobado por documentación oficial que envió Estados Unidos a los periodistas de La Nación y Perfil que Caputo, a través de esos fondos de inversión, compró títulos de deuda pública que él mismo emitía como ministro, se queda; es absolutamente incoherente echar a uno y mantener al otro”, manifestó Tahilade.

Con respecto al avance de las causas judiciales contra los dos funcionarios que él presentó, el diputado consideró que puede llegar a ser distinto a otros casos donde las denuncias fueron desestimadas o cajoneadas, incluida la del propio presidente Mauricio Macri tras la revelación de los Panamá Papers.

“Uno de los principales problemas que tiene la justicia argentina para investigar este tipo de delitos es que, para conseguir la documentación necesaria para la investigación, tenía que librar exhortos diplomáticos a Bahamas, Panamá, Islas Caimán, todas guaridas fiscales que no te contestan una sola línea de nada”, explicó, y afirmó: “La estrategia de los funcionarios judiciales ha sido escudarse en que los exhortos diplomáticos nunca conseguían resultados positivos”.

Pero en el caso de Luis Caputo, los periodistas hicieron un pedido de acceso a la información pública a la Securities and Exchange Commission de Estados Unidos que fue respondido a la brevedad y que “certifican que Caputo había sido dueño de los fondos de inversión”.

“La estrategia de los funcionarios judiciales ha sido escudarse en que los exhortos diplomáticos nunca conseguían resultados positivos”

“Ahí tenemos por primera vez, o por lo menos es la primera que yo recuerde, información del exterior rápidamente conseguida, oficial, confirmada y certificada que, creo yo, va a ser el gran problema de Caputo porque no va a tener un año o dos de retraso con la excusa de los exhortos”, dijo Tahilade.

Además consideró que “si el juez y el fiscal hacen las cosas bien, no pueden negar la verosimilitud de la información que mandó Estados Unidos, y no descarto que si aplican de manera coherente los último criterios judiciales correspondería la ‘doctrina Irurzun’, porque si a Julio De Vido y a Amado Boudou los metieron en cana por su ‘poder residual’, qué queda para los que hoy tienen poder real de comprometer una investigación”.

Finalmente, el legislador se refirió al desempeño de la Oficina Anticorrupción, que conduce Laura Alonso, a la que calificó como “Oficina de encubrimiento y coartadas del gobierno”, y manifestó: “No se puede esperar nada de una oficina que no está cumpliendo su rol y cuyo papel ha sido en estos dos años absolutamente patético”.