A siete meses de la desaparición de Johana Ramallo se llevó a cabo una movilización en La Plata que partió desde los Tribunales hasta la Gobernación bonaerense exigiendo las respuestas que el Estado no ha sabido dar.

“Siete meses de impunidad y de ausencia -sentenció Marta, madre de la joven de 23 años que fue vista por última vez la estación de servicio de 1 y 63-. Siete meses de que le está faltando a su hija con 7 años su mamá. A mí me está faltando mi hija, a mis hijos su hermana. Y a mi hija todos los derechos que venimos reclamando por el solo hecho de ser mujer. El estado es el que nos quita desde el primer minuto esos derechos. Lo que da impotencia, dolor…y odio”.

“Las respuestas son nulas. El estado me dio vuelta la cara desde el primer minuto. No es solo el caso de Johana. Hay muchísimas pibas”.

Con tanto dolor como entereza, Marta lleva una remera con la imagen de su hija y un reclamo que la trasciende: “La verdad que no pensé que iban a pasar a 7 meses de reclamar y de tantas Joahanas. Yo empecé esta lucha y la voy a terminar por muchas más- .Los que nos gobiernan que son tan cómplices y proxenetas como los que nos sacan nuestras pibas para ser prostituidas y regenteadas”.

Y extendió el concepto: “Las respuestas son nulas. El estado me dio vuelta la cara desde el primer minuto. No es solo el caso de Johana. Hay muchísimas pibas. Y si no son chicas asesinadas brutalmente por sus maridos, por violadores, por narcotraficantes. Y el estado quiere tapar todos esos casos. Si no salimos a la calle a exigir que cada uno que pague lo que tiene que pagar, no nos protege nadie”.

“Sabemos que los federales están trabajando. Pero hace cuatro meses y medios que tiene la causa y no han podido encontrarla con vida”

Respecto a la causa, comentó que “avanza muy lentamente. Sabemos que los federales están trabajando. Pero hace cuatro meses y medios que tiene la causa y no han podido encontrarla con vida como se la llevaron. Y cuesta creer”.

“A mí los jueces me dicen que estamos ahí pero ya pasaron siete meses de estamos ahí. Y fueron dos meses con la fiscal Betina Lacki y la fiscalía Nº 2 de la justicia ordinaria y bien ordinaria fue. Con mi nieta sobre todo. Y la justicia se burló de mi nieta que cumplió los 7 años esperando a su mamá”, concluyo en diálogo con Contexto.