Por Ramiro García Morete

Al otro lado del océano y del teléfono se oye de fondo una voz femenina y metalizada en un idioma extraño. Manque La Banca, oriundo de Bariloche y radicado en La Plata, debe estar en el lobby o el ascensor de algún un hotel  de Berlín. Su habitual simpatía se potencia por la felicidad de encontrarse en una de las ciudades que mejor conjugan pasado y futuro. Precisamente, eso condensa el corto que realizó junto a su productora Parquee y que compite en uno de los festivales más importantes del mundo: la Berlinale. Con calmo entusiasmo, Manque habla con Contexto de T.R.A.P. y cómo la música, el cine y las ideas pueden ayudarnos a sortear la trampa de lo establecido.

“Estábamos terminando el corto como para poder meterlo en el BAFICI y un amigo nos sugirió lo de la Berlinale. Me manijeó y me manijeé. Nos pusimos a terminar el corto a las apuradas y terminamos una versión para enviar. Y en diciembre nos avisan que habíamos quedado”, relata sobre este film registrado con una cámara a cuerda con película 16 milímetros color vencida.

Según Manque, “T.R.A.P. propone una ruptura en varios aspectos: por un lado, surge a partir de una aproximación que hicimos con el romanticismo y la idea de que la naturaleza es una fuerza superior a todo que el hombre no puedo controlar. Entonces aparecen estos grandes paisajes donde los seres humanos se ven chiquitos”.

“Me crié en Bariloche, por lo cual tenemos un conocimiento de cómo capturar esos paisajes, pero no sabía cómo ponerlo en palabras”, agrega.

El corto funciona en varios niveles. Por un lado, tal como menciona el director, en el vínculo del hombre con la naturaleza exterior. Y luego con la propia, ya que se sitúa en un pasado impreciso con cierta estética medieval donde dos hombres y una mujer “rompen el esquema heteronormativo de las relaciones sexuales, con un vínculo que el cine argentino no acostumbra”.

Pero, casi como una alegoría, al final del corto “se desarma la cuestión de época” y aparecen en la contemporaneidad, en “una suerte de road movie”. Esa especie de “engaño” al espectador es una de las claves de T.R.A.P. (vocablo que en inglés significa trampa y que también remite al género musical más en boga de la actualidad). Con una conciencia muy clara de la realización y la narrativa, Parquee propone una estética inusual que contiene un discurso político que a veces es menos directo que otras.

“Al final en la radio suena algo, ya que queríamos dejar un registro de época. Es una noticia que expresa el nivel de fascismo que vivimos día a día. Hasta el último momento de edición, la idea era usar la noticia más cercana y reciente en relación con la estructura más fascista y represiva que está aplicando nuestro gobierno”. La noticia en sí es nada menos que la represión de gendarmería que ocasionó la muerte de Santiago Maldonado.

El formato fue una elección premeditada. Este corto es el principio de un futuro largo que estamos reproduciendo que se va a llamar ‘Jermans'”, explica el realizador. “Elegimos hacerlo corto porque te permite experimentar con un montón de ideas, estéticas y propuesta que, si te mandás a hacer un largo, no sabés cómo resulta. Un corto es accesible, más barato, implica menos recursos, al alcance de la mano. Es muy bueno para ir experimentando este universo de elementos que en un futuro van a componer este largo”.

Manque cuenta que T.R.A.P. se hizo “con muy poca plata. Es notable que la mayoría de los cortos que compiten aquí tienen subsidios o apoyos de instituciones. Somos el único corto que no tiene básicamente ningún apoyo. Sí tuvimos apoyo del INCAA para venir y viajar. Pero a la hora de realizarlo fue un ejemplo más de toda esta autogestión que llevamos adelante desde hace un montón de años”.

Esa modalidad “permite un montón de libertades, pero a la vez notás que hay un montón de recursos que desaprovechamos. Y sería bueno que podamos acceder sobre todo para llevar estas ideas que creemos que lo que hacen (o nuestra intención) es generar un mundo un poquito mejor. Un granito de arena para brindar otro punto de vista, correr el eje y poder acercar a la gente a formas distintas de ver el mundo y que eso enriquezca a las otras personas”.

Retomando la futura continuidad de este corto, Manque anticipa una película con “cierta estructura de film detectivesco” que “se tratará sobre una secta de neorrománticos, jóvenes y alocados que tienen que encontrar una espada que fue robado a un burgués venido a menos de Berisso”. Según anticipa, será a través de esa búsqueda que se revele el significado de la sigla. El largo se filmará gracias al premio que ganó en la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires 2017 para desarrollar su proyecto de largometraje en el Talents BA.

Fue también un tetragrama (Q.E.P.D.) el que tituló el último disco de Nunca Fui a Un Parque de Diversiones. Se trata de la banda tan talentosa como inclasificable en la que Manque toca y canta junto a su hermano Antu y el bajista Joshua. Es que, como bien explica, Parquee es más un universo que una productora: “Está todo relacionado. El disco de N.F.A.U.P.D.D. no es sólo un disco ni T.R.A.P. es sólo un corto. El clip de La Glorieta se hizo con imágenes del corto. Es todo parte de una obra más grande. Van componiendo distintas piezas de este monstruo que armamos con Parquee. Y a futuro saldrá la película, habrá instalaciones y redes de proyectos que tienen una línea ideológica y estética”.

Respecto de la experiencia de formar parte de un festival de esta dimensión donde no haber obtenido ningún Oso no empaña la alegría, la define como “una cosa increíble. Es algo gigante. De alguna manera es quizá lo único que tiene todo el glamour, la alfombra roja, el mainstream, las películas que vamos a ver en todas las sala o en Netflix. Y luego una perspectiva que apunta a una visión más artística. Lo fabuloso de participar de la competencia de cortos es que funciona como una suerte de sondeo mundial donde se ven conflictos de cada zona. Hemos conocido y entablado amistad con realizadores africanos, de Estados Unidos, de India, Filipinas, Alemania, Brasil, Austria… Gente que está en la misma que vos en otra parte del planeta”. Y en esa están Manque y Parquee, siguiendo su propia ley, que una vez hecha deshace la trampa.