Frente a la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, las mujeres del campo nacional y popular tuvieron su asamblea multitudinaria de cara al Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo, donde La Plata se sumará a los cientos de ciudades del mundo en que el movimiento feminista detendrá sus actividades laborales y marchará para visibilizar su fuerza productiva y denunciar la desigualdad de género.

Foto: Eva Cabrera

Mientras las mujeres manteras de Plaza San Martín cerraban su jornada laboral, cerca de las 17:30 hs comenzó la asamblea feminista frente a la gobernación de María Eugenia Vidal, para intercambiar experiencias y opiniones en el marco de los preparativos para este 8M. De la jornada participaron sindicalistas, estudiantes, militantes, cooperativistas, referentes de merenderos y comedores, dirigentes políticas y sindicales, jóvenes, adultas mayores, en una muestra de diversidad y unidad que se extendió hasta pasadas las 20 hs y que tuvo fuertes críticas a las políticas neoliberales de Cambiemos, marcando así una de las consignas que se hará presente en la gran movilización del 8 de marzo: “El ajuste es violencia”.

“El año pasado tuvimos muchos problemas con hombres de Control Urbano y de la Policía Local. Estamos luchando día a día y cada vez somos más familias de mamás con chicos que vienen a trabajar acá. Queremos trabajar dignamente”, sostuvo Jesica, una de las manteras que se sumó a la asamblea para visibilizar la situación que atraviesan.

La diputada Florencia Saintout celebró el encuentro en Plaza San Martín, donde están justamente estas trabajadoras. “Tienen en frente a una gobernadora que jamás se ha acercado, tampoco se ha acercado a las trabajadoras de Fanazul que de un día para el otro quedaron afuera, que están sin trabajo, ni tampoco a las compañeras que están perdiendo el trabajo en Ferrobaires; jamás se ha acercado a todas las compañeras que a lo largo y a lo ancho de esta provincia están perdiendo su trabajo”, sostuvo la legisladora bonaerense.

“Vidal es Macri y Macri es el poder colonial, es el poder del imperio, blanco, RACISTA, y es un poder absolutamente machista; el neoliberalismo es completamente machista”, dijo Saintout ante cientos de mujeres.

Las mujeres de las cooperativas manifestaron por su parte la preocupación por la situación económica, encontrándose estos días movilizadas para pedir comida, “cuando hace un par de años atrás nos sentábamos a discutir solamente de trabajo. Para mí lo más importante que tiene que tener una compañera es trabajo, porque dignifica”, manifestó una de las cooperativistas. “Este gobierno de mierda nos quiere apagar, nos quiere callar a palazos, pero tenemos la fuerza para seguir adelante organizándonos, saliendo a la calle. La calle es nuestra”, agregó.

Marta Ramallo, madre de Johana Ramallo, quien ya lleva siete meses desaparecida, tomó la palabra. “Quiero decirles a todas las jovencitas que tenemos hoy acá sentadas que no nos callemos más, que yo en cada joven veo a mi hija. Denunciemos el abuso, el maltrato, que yo voy a acompañarlas desde mi lugar”, sostuvo, cuya hija estuvo presente en carteles y pañuelos de las participantes.

Marta Ramallo: “Ponen 1200 vigilantes para reprimir y 4 para buscar a mi a hija”

Rosa Bru, la madre de Miguel, hizo especial hincapié en el derecho a la interrupción del embarazo, proyecto de ley del que ayer diferentes medios oficialistas afirmaron que el gobierno nacional dio el visto bueno para su tratamiento en el recinto. “Queremos que el aborto sea seguro y legal”, remarcó. “Basta de negocios sucios, sí al aborto legal”, agregó.

Uno de los reclamos que más fuerza tuvo durante la jornada fue el de las beneficiarias del Ellas Hacen, programa de contención para mujeres con fuerte impronta en brindar herramientas contra la violencia de género -en el que también participaba Johana Ramallo-, que fue desarticulado por Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social, negándole a las trabajadoras las casas que ellas mismas habían construido. “Este gobierno quiere robar nuestra historia”, dijo una de las beneficiarias respecto de la unificación del programa con otros, negando así las características propias del mismo. “Le digo a la ministra Stanley que deje de hablar de la violencia de género y que se haga cargo de este programa que ella está desmantelando y sacándole la identidad”. Y agregó que el 28 movilizarán a Capital Federal.

El reclamo de la comunidad trans llegó de la mano de las integrantes de OTRANS, quienes denunciaron la violencia institucional y la persecución policial que sufren, al tiempo que le exigieron a la gobernadora la implementación del cupo laboral trans, ley aprobada que quedó en el olvido por parte de esta gestión.

¡Basta de trasvesticidios y xenofobia!: OTRANS denuncia la muerte de Angie Velásquez en la cárcel de Olmos

“Queremos políticas públicas verdaderas y favorecer a nuestro colectivo. Para decir ‘Ni una menos’ también hay que decir ‘Ni una trava menos’. Vivas nos queremos”, sostuvo una militante trans.

El sindicalismo tuvo su participación de la mano de referentes de Suteba, que denunciaron el ajuste en Educación; de La Bancaria, que manifestaron su rechazo a las modificaciones del sistema previsional impulsadas por Cambiemos; y de la Juventud Sindical Peronista, que denunciaron la gran brecha salarial entre mujeres y hombres y la cantidad de despidos. También habló Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA de los trabajadores, quien celebró el encuentro de cara al 8M.

“Que sea un Paro Internacional de Mujeres plantea esta idea revolucionaria, que no sólo es antineoliberal; es descolonizadora y despatriarcalizadora. Las mujeres discutimos qué es trabajo, y trabajo es todo lo que hacemos las mujeres todo el tiempo, que produce riqueza, que sostiene los hogares, que cuida a las personas, que garantiza las generaciones futuras”, sostuvo la referente sindical.