Los gremios docentes UDOCBA y Suteba se movilizaron ayer a la sede de la Jefatura Regional Educativa Nº 1 de la Plata para protestar contra el plan de cierre de cursos que el gobierno de Vidal lleva adelante en todo el territorio bonaerense y que en la capital provincial ya provocó el cierre de seiscientos módulos en treinta secciones. La medida afecta unos trescientos puestos de trabajo y reduce de manera sustancial la oferta educativa en la ciudad.

Los gremios pusieron el foco de tensión, además de en el efecto en la oferta para los y las estudiantes, en el avasallamiento de las condiciones laborales de los cientos de trabajadores de planta permanente. Los cursos hoy afectados ya habían sido aprobados por Comisión de Distrito de Plantas Orgánicas Funcionales (POF) de cada escuela durante 2017, y sólo a través de esa vía pueden ser dados de baja.

“El Estado debe garantizar el derecho a la educación a todos los alumnos y alumnas de las escuelas de la ciudad, debe haber un trabajo en equipo para retener la matrícula y defender las matrículas y las condiciones laborales”, dijo a Contexto el secretario general de Suteba La Plata, Patricio Villegas.

Según remarcaron los docentes, esta decisión tomada por el gobierno provincial tiene la finalidad de acortar recursos, donde “se habla de números sin contemplar proyectos educativos”. En diálogo con Contexto, la referente gremial de Suteba, Paula Tardón, definió que el gobierno busca generar un esquema de “escuelas de primera y escuelas de segunda, cercenando las posibilidades de los más vulnerables”.

Villegas agregó: “Hay una campaña de desprestigio donde se plantea que los que ‘dan clase no tienen terminada ni la primaria’. Hay compañeros que están trabajando desde hace más de diez años, que son ingenieros y dan matemática en la secundaria, médicos que dan biología e ingenieros agrónomos en escuelas agrarias”.

Tras manifestarse con un corte parcial de calle 50, frente a la sede de la Jefatura, representantes de los gremios y los colegios afectados ingresaron al despacho de la titular del organismo, Silvia Cardarelli, para dejar una presentación por escrito donde instaban a dejar sin efecto el cierre de las treinta secciones.

En Gonnet, Villa Elisa y La Plata, en especial en secundarias de adultos, están algunos de los espacios que se ven afectados a nivel local. La situación en la región avanza en sintonía con las fusiones de cursos y cierres de jardines que tuvieron lugar en la zona de Tigre y varios distritos del interior de la provincia.

En el municipio conducido por Julio Zamora, el cierre de jardines maternales va de la mano de intereses económicos sobre los predios del Delta. Según la senadora de Unidad Ciudadana, Teresa García, allí persiste “un creciente negocio inmobiliario en las islas del Delta, sobre todo en el delta de San Fernando, que es primera sección de islas, es decir, cercanas a la costa. Allí hay un enorme negocio inmobiliario de loteo y barrios cerrados”.

Indignación por el cierre de escuelas y jardines en el Delta de San Fernando

Respecto del efecto producido sobre los jardines y colegios, García agregó: “Por un lado, vemos la falta de sensibilidad social y falta de políticas de inclusión de aquellos lugares con mayores dificultades para garantizar la vida escolar de los chicos y, en paralelo, un creciente negocio inmobiliario que va de la mano”.

En tanto, las medidas de ajuste que generaron el cierre de 8 establecimientos educativos de las islas del Delta, en San Fernando, llegaron también a los distritos de Tres Arroyos, General Viamonte, Lincoln, Junín, Balcarce, Chivilcoy, Pehuajó y Bolívar, donde cerrarán doce escuelas y jardines rurales y se fusionarán cursos en otras diecisiete. Los cierres fueron dirigidos en mayor medida a escuelas rurales.

Cierre de escuelas: la comunidad educativa reclamará a Sánchez Zinny