El puntapié a la masiva convocatoria la dio el líder de Camioneros, Hugo Moyano, y el gobierno, junto con medios oficialistas, buscó instalar que la marcha era sólo por él. Sin embargo, en una muestra de unidad contundente, cientos de miles de trabajadores de todos los sectores -400 mil se anunció desde el palco- se concentraron en la Avenida 9 de Julio demostrando que la movilización era por las políticas económicas de ajuste que está llevando adelante el gobierno de Mauricio Macri.

Así, camioneros, bancarios, cartoneros, docentes, previsionales, cooperativistas, canillitas, obreros, estatales, mineros, trabajadores comunitarios, curtidores, entre otros, fueron llegando desde la mañana al microcentro porteño, donde cerca de las 15 horas se desarrolló el acto central que tuvo como oradores a Juan Carlos Schmid (Portuarios y CGT), Sergio Palazzo (La Bancaria y Corriente Federal de los Trabajadores), Esteban “Gringo” Castro (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), Hugo Yasky (CTA de los trabajadores) y Hugo Moyano (Camioneros).

Las palabras de los referentes sindicales redundaron en críticas hacia las politicas de Macri y el ataque a los derechos de los trabajadores llevado a cabo. “El objetivo [de la marcha] es decirle al gobierno: señor presidente, no siga llevando adelante políticas que hambrean a la gente, a los jubilados, a los más humildes”, dijo Moyano, quien cerró el acto. “No solamente hambrean a la gente, sino que hambrean el futuro de nuestros hijos”, agregó ante la multitud que llegó a la 9 de Julio.

“No solamente hambrean a la GENTE, sino que hambrean el futuro de nuestros hijos”, Hugo Moyano.

“Hay más de un millón y medio de pobres, lo ha multiplicado este gobierno y todavía quiere hacernos creer que en el futuro van a beneficiar al país”, dijo Moyano, quien consideró que “los gorilas” le “han quitado la dignidad a los hombres de trabajo”.

El mensaje de los dirigentes al gobierno

“El gobierno debe comprender -yo se lo he dicho personalmente a Macri- que está actuando sobre una Argentina desigual. Ese es el problema”, dijo Juan Carlos Schmid, el único de los triunviros de la CGT que se hizo presente.

“El gobierno tiene que entender que no se puede gobernar solamente para los ricos. Argentina no son el puñado de ricos que se benefician con sus políticas; la Argentina es el pueblo, son las maestras, son los bancarios, son los obreros, la gente que tiene planes sociales, y son los jubilados”, sostuvo Hugo Yasky, diputado nacional por Unidad Ciudadana y secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina.

“Esta marcha es un punto de inflexión”, consideró Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital. “El gobierno hizo un esfuerzo desmedido por tratar de descalificar al movimiento obrero. El gobierno trata de generar que los trabajadores tropecemos con lo que ellos imponen como noticias, pero nosotros tenemos una certeza: a nosotros lo que nos rige es la mesa de todos los días […] Entonces, por más que el gobierno quiera tapar el sol con las manos, hay una realidad que es la que nos pasa a los laburantes todos los días, y es una realidad atada a tener empleo”, agregó.

“El gobierno tiene que reflexionar que cada vez es más creciente el reclamo popular con respecto al daño que está llevando esta política de gobierno”, consideró Héctor Amichetti, secretario general del sindicato Federación Gráfica Bonaerense y referente de la Corriente Federal de Trabajadores.

“La confluencia de los trabajadores y de sectores sociales, junto con las pymes, en defensa de los derechos de los trabajadores y de un país más justo, tuvo estos resultados: una marcha absolutamente multitudinaria”, dijo Roberto Baradel, secretario general de Suteba. “Esta es la marcha de unidad contra el ajuste y a favor de los derechos de los trabajadores”, agregó el referente docente.

“El gobierno tiene que destacar que hay una clase trabajadora que no se rinde, que está de pie, que lucha, que va a defender sus conquistas y sus derechos. Eso es lo que están haciendo nuestros compañeros”, opinó en tanto Walter Correa, secretario general del Sindicato de Obreros Curtidores y diputado nacional por Unidad Ciudadana.

“El éxito de este acto va a ser la continuidad de una agenda que cuestione la política económica, que pueda llevar adelante un contrapeso a las decisiones que nos van a llevar a salarios más bajos y una extensión de la miseria, que va a afectar a todos los compañeros”, consideró en tanto Daniel Menéndez, coordinador nacional de la organización popular Barrios de Pie.

“Decir que es la marcha de Moyano es una estrategia mediática para desinflar esta marcha. Está el colectivo Ni Una Menos, la Corriente Federal, las dos CTA, muchísimas organizaciones sindicales. No hay un nombre propio para esto. Hay una convicción clara para pelear contra el ajuste, esto es lo que nuclea tanta cantidad de gente”, sostuvo Vanesa Siley, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales y diputada nacional por Unidad Ciudadana.