El bloque de diputados provinciales de Unidad Ciudadana-FpV-PJ se reunió ayer con parte de los 1.500 trabajadores que quedaron a la deriva tras la disolución de la empresa estatal Ferrobaires (Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario). Cerrada por un decreto de la gobernadora María Eugenia Vidal, quedó en manos de Nación y, si bien se habló de 150 despidos, la cifra comienza a crecer cada día. A ello debe sumarse el peligro de desmantelamiento de las principales conexiones ferroviarias del Gran Buenos Aires con buena parte del interior de la provincia.

“Estamos definiendo un plan de acciones en apoyo a los empleados ferroviarios, a los miles de usuarios de los servicios de trenes y al patrimonio de todas y todos los bonaerenses”, había adelantado desde las redes sociales la presidenta del bloque Florencia Saintout, quien encabezó la reunión con una comitiva de trabajadores y trabajadoras en el anexo de la Cámara de Diputados bonaerense.

Allí fue escoltada por sus pares Walter Abraca, César Valicenti, Lauro Grande, Susana González y Miguel Funes, quienes intercambiaron palabras sobre los principales detalles y preocupaciones de los trabajadores. En esta línea, comenzaron a esbozar los primeros pasos para un posible pedido de informe sobre la situación de Ferrobaires y sus trabajadores, para ser tratado en la Legislatura de manera eventual.

En diálogo con Contexto, Funes sostuvo: “Estamos hablando prácticamente de un exterminio de puestos de trabajo. A esto se suma este deja-vu de los noventa cuando se hablaba de ‘ramal que para, ramal que cierra’. Sabemos que el tren es un medio de transporte del asalariado, de los sectores más humildes”.

Funes: “Estamos hablando de un exterminio de puestos de trabajo. A esto se suma este deja-vu de los noventa cuando se hablaba de ‘ramal que para, ramal que cierra’”

En esta línea, la diputada Saintout agregó: “El problema específico del desempleo expresa la gravedad de la situación, pero además es un tema que afecta a todas las familias y trabajadores que usan los trenes provinciales”.

En la actualidad, se ven en riesgo los ramales que conectan Constitución, Gerli, Escalada, Castelar, Haedo, Bolívar, Tandil, Bahía Blanca, Mar del Plata, Rauch y Las Flores. En el caso del ramal de Ferrobaires Constitución-Tandil, suspendido en junio de 2016, se dejó a la población con la única opción de realizar el recorrido en micro, transporte tres veces más caro.

Durante la reunión se profundizó sobre el efecto que el cierre de Ferrobaires podría tener en la conectividad regional, en el caudal de usuarios de cada ramal y las consecuencias socioeconómicas de las poblaciones que pudieran quedar “aisladas” a partir de una eventual parálisis del circuito.

Saintout: “El problema específico del desempleo expresa la gravedad de la situación, pero además es un tema que afecta a todas las familias y trabajadores que usan los trenes provinciales”

La decisión de la gobernadora Vidal corta de manera trasversal a los gremios Unión Ferroviaria, La Fraternidad, Señaleros y el sector jerárquico nucleado en APDF. Los legisladores plantearon la posibilidad de un plan de contingencia inmediato para la situación.

En este sentido, Funes adelantó: “Ya confirmamos la intención de estudiar a fondo el tema para poder llevar esta discusión al plano parlamentario. Esto es un claro desguace del Estado y creo que debería concernir a todos los bloques legislativos, no sólo a Unidad Ciudadana”.

Tras la reunión, Saintout agregó que “la situación de los trabajadores es de desamparo y terror”, y remarcó el “efecto en el trabajo de todos los argentinos y bonaerenses, no solamente en los trabajadores de Ferrobaires”.

Respecto del problema con Ferrobaires, el próximo lunes los bloques legislativos tanto de provincia como de nación unificarán propuestas para acompañar la situación de los trabajadores.