En la reunión estaba prevista la participación de autoridades de la Secretaría de Tierra y Habitat del Municipio de La Plata, del Instituto de la Vivienda de la Provincia y del Ministerio de Desarrollo Social, sin embargo, desde la cartera conducida por Carolina Stanley nadie asistió y no se brindó explicación alguna, por lo que no se pudo avanzar en la adjudicación de las viviendas y en la firma del nuevo convenio, tal como fue acordado en la última reunión del 15 de enero.

“Fue una reunión inútil porque Desarrollo Social se había comprometido a que iba a llevar los listados de las compañeras y que iba a llevar el convenio para discutir en la mesa de negociación. El principal que tenía que estar no estuvo”, dijo a Contexto María del Carmen Rossi, una de las beneficiarias de este programa.

“Lo tomamos como una falta de compromiso. Sentimos que el único que no quiere destrabar el conflicto es el Ministerio de Desarrollo Social”, agregó Nancy Echeverría, otra de las mujeres que participan del Ellas Hacen.

“Lo tomamos como una falta de compromiso. Sentimos que el único que no quiere destrabar el conflicto es el Ministerio de Desarrollo Social”

Las mujeres del Ellas Hacen esperaban un convenio en el que Desarrollo Social se hiciera cargo de destinar los fondos para seguir con la construcción de las viviendas, con la ejecución de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) y que, tal como comenzaron, las beneficiarias sean parte de las obras.

Cabe recordar que en La Plata el Ellas Hacen llegó tras la inundación de 2013, siendo un plan de contención y apoyo a las mujeres y fundamentalmente una solución habitacional, por lo que las beneficiarias, con ayuda de talleristas de la CNCT, durante un año y medio construyeron sus casas.

Con la llegada de Cambiemos al gobierno, las viviendas fueron detenidas: a finales de 2015 comenzó a haber falta de materiales y a principios de 2016 mujeres y cooperativistas fueron retirados de la construcción, paralizando las obras por completo.

“Las casas son muy importantes para nosotras porque hay compañeras que están con problemas habitacionales, algunas están alquilando, otras están en villas de emergencia y con cada lluvia se inundan. También hay compañeras que viven de prestado. Inclusive hay chicas con temas de violencia de género que, al no poder irse del lugar donde están, tienen que aguantar la cabeza y aguantar esas situaciones de violencia porque no tienen dónde ir”, explicó Rossi.

“hay chicas con temas de violencia de género QUE, al NO poder irse del lugar donde ESTÁN, tienen que aguantar la cabeza y aguantar esas situaciones de violencia porque no tienen dónde ir”

La avanzada de Stanley no fue sólo hacia la construcción, sino también hacia la contención que brindaba el programa. Cabe destacar que, durante la gestión anterior, el Ellas Hacen ponía especial énfasis en generar herramientas ante la violencia de género, trabajándola en forma grupal, y con la ayuda de psicólogos, abogados y una guardería para que pudieran estar los niños mientras sus madres participaban de la construcción de sus propias viviendas. Sin embargo, todo esto fue barrido al asumir Cambiemos.

Si bien las beneficiarias del programa están agradecidas por la voluntad de las autoridades de la Secretaría de Tierras y del Instituto de la Vivienda, apuntan a que sea el Ministerio de Desarrollo Social quien destrabe el conflicto y puedan finalmente acceder a sus casas.

“Le diríamos a Stanley que queremos que bajen los fondos para continuar con la obra, que de una vez por todas sean adjudicadas y nosotras podamos trabajar. Necesitamos que el programa vuelva a ser lo que era”, explicó Rossi.

Sin la asistencia de autoridades y sin el convenio firmado, las beneficiarias del Ellas Hacen planean movilizarse hacia el Ministerio de Desarrollo Social de Capital Federal, para que las autoridades de esta cartera les den respuestas concretas.