Mientras el gobierno busca un dictamen favorable para el megadecreto de Mauricio Macri que derogó 19 leyes y modificó otras 140, el bloque del Frente para la Victoria-PJ expresó su rechazo porque “vulnera facultades que le son propias al Congreso de la Nación”.

El kircherismo apunta a invalidar el DNU junto a otros sectores peronistas en ambas Cámaras. Cambiemos se aseguró la mitad de los dieciséis asientos de la Bicameral y, si hoy en su confirmación logra conservar en sus manos la presidencia rotativa, podrá blindar la comisión de cualquier dictamen en contra de la decisión de Mauricio Macri de llevar adelante medidas de gobierno por decreto y pasando por alto el Congreso.

Agustín Rossi, presidente del bloque de Diputados, afirmó que el cuestionado decreto de Mauricio Macri, muy similar en cuanto a su redacción y fines con otro del expresidente Carlos Menem en 1991, es “inconstitucional” porque “no cumple ninguno de los requisitos que la Constitución Nacional prevé para la herramienta de los DNU”.

“No hay ningún motivo que justifique la necesidad ni la urgencia”, agregó Rossi, quien también criticó que el oficialismo no haya llamado a sesiones extraordinarias para tratar el decreto que afecta leyes de diversa índole.

El diputado Marcos Cleri señaló los temas que afecta el decreto. Entre estos, la posibilidad de embargar las cuentas sueldo y permitir al Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES operar en el mercado financiero. “Hay un claro intento de obviar los trámites ordinarios en cuanto a la sanción de leyes y una apelación permanente al decreto obviando la participación del Congreso”.

Junto a Marcos Cleri, Máximo Kirchner y Anabel Sagasti serán los legisladores que expondrán la posición del FpV en el recinto.