Bajo la consigna “vecinos sin genocidas”, quienes habitan en el barrio del Bosque Peralta Ramos de Mar del Plata se organizaron y junto con los querellantes de la ciudad de La Plata en el Juicio del Circuito Camps presentaron este lunes un pedido de revisión de la domiciliaria que recibió el represor Miguel Etchecolatz, quien fue trasladado desde el Penal de Ezeiza a esa zona marplatense.

“Nos estamos organizando para lograr un solo fin, que es que el genocida esté donde tiene que estar, que es en la cárcel. Vinimos acá a presentar a los jueces y pedirles por favor que revoquen la prisión domiciliaria a Etchecolatz. Si es en Mar del Plata, tiene un lugar, y ese lugar es la cárcel de Batan”, dijo Nicolás Gropper, uno de los cuarenta vecinos que viajó hasta La Plata.

“Lo que le vamos a plantear a los jueces hoy es cuáles son las consecuencias de una decisión jurisdiccional que ellos pueden considerar técnica pero que en realidad es vista por la sociedad como signo de impunidad. Dentro de ese círculo de impunidad hay una afectación directa de las víctimas, los sobrevivientes y quienes fueron testigos”, explicó la abogada Guadalupe Godoy.

El represor Etchecolatz recibió seis condenas por delitos de lesa humanidad, estuvo a cargo de veintiún centros clandestinos de detención, es responsable de 960 víctimas y el principal sospechoso de la desaparición en democracia de Jorge Julio López. A pesar de este prontuario, los jueces José Martínez Sobrino, Julio Luis Panelo y Fernando Canero del Tribunal Federal N° 6 le otorgaron la domiciliaria en diciembre pasado, planteando “la existencia de un delicado cuadro de salud”.

Gustavo Calotti: “Hay una CONTINUIDAD. la gente que está hoy en el gobierno es la gente que históricamente era la pata civil de la dictadura”.

“Si quiere estar en Mar del Plata, en los aires de Mar del Plata este genocida, hay una cárcel que está preparada, Batán, que tiene servicio médico. Es mentira que esté enfermo, y precisamente, si está enfermo, en su casa tiene menos cuidados. Tiene que ir a una cárcel donde corra menos peligro de descomponerse”, ironizó Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Uno de los querellantes y vecinos es Gustavo Calotti, sobreviviente de la Noche de los Lápices, siendo Etchecolatz uno de los responsables. En diálogo con Contexto, dijo que “es evidente” que obedece a las declaraciones de “reconciliación” desde el gobierno nacional.

 “Hay una continuidad. La gente que está hoy en el gobierno es la gente que históricamente era la pata civil de la dictadura”, detalló Calotti. “Ellos están como por encima de los que ordenan las represiones. Evidentemente, tienen que garantizar a la gente que reprime la impunidad: a lo que ellos llaman represión yo le llamo impunidad”, agregó.

Víctor Mendivil, titular de la Comisión Provincial por la Memoria, recordó el Caso Clara Anahí, secuestrada en la denominada “Casa de los Conejos”, en La Plata, a los tres meses de edad y a quien su familia aún busca. “Acá a veinte cuadras hay una viejita hermosa, una abuela hermosa, que se llama Chicha Mariani, que espera a su nieta. Todos los días alarga sus días para recuperar a su nieta, y Etchecolatz no dice dónde está. Los jueces tienen que saber que acá a veinte cuadras está a quien tortura todavía todos los días”.

Víctor Mendivil: Acá a veinte cuadras hay una viejita hermosa, una abuela hermosa, que se llama Chicha Mariani, que espera a su nieta. Todos los días alarga sus días para recuperar a su nieta, y Etchecolatz no dice Dónde está.

Una fiscal consideró arbitraria la domiciliaria de Etchcecolatz y pidió revocarla

La titular de la Unidad de Asistencia en Causas por Violaciones a los Derechos Humanos, Ángeles Ramos, interpuso un recurso de casación contra la resolución del Tribunal Oral Federal N° 6 que hizo lugar al pedido de prisión domiciliaria de Etchecolatz. Dijo que la resolución es carente de fundamentación y que afectó la garantía de defensa en juicio y el debido proceso legal.

Ramos explicó que la resolución cuestionada contiene una “errónea interpretación y aplicación de normas sustantivas y procesales”, al tratarse de una persona que no se encuentra alcanzada por las previsiones del Código Penal y la Ley de ejecución penal.

Al respecto, precisó que los magistrados basaron su fallo en informes médicos “parciales” agregados a la causa, pese a que contaban con otros informes médicos forenses de mayor peso que no habilitaban la concesión del arresto domiciliario por motivos de salud.

“El Tribunal hace afirmaciones parciales que no se condicen con la totalidad de la documentación existente y las manifestaciones orales expuestas en dos extensas audiencias”, dijo la fiscal.