En los últimos meses, los familiares de chicos y chicas que asistían a la Escuela Infantil Nº 5, la Escuela Primaria Nº 25 “Bandera Argentina” y la Escuela de Educación Media Nº 6 “Padre Carlos Mugica” de la Villa 31 habían sido advertidos sobre el posible desalojo de las instituciones por parte del gobierno de C.A.B.A., bajo la promesa de construir un futuro polo educativo. Esta semana se concretó y las escuelas fueron derrumbadas, y a cambio la gestión de Horacio Rodríguez Larreta (PRO) decidió trasladar al alumnado de manera transitoria a un galpón con serias deficiencias edilicias y que, según denuncian, funcionaba como depósito para la firma Dietrich S.A., de la familia del ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich.

El predio, ubicado en la avenida Ramón Carrillo 1720, es un playón vacío donde funcionaba una concesionaria de autos. Los problemas edilicios que tiene el lugar se ven a simple vista y carece de espacios al aire libre.

La asociación Nace un Derecho se pronunció en defensa de la integridad de la comunidad estudiantil de la Villa 31, ubicada en el barrio porteño de Retiro. Desde la entidad definieron como “pernicioso” el traslado al galpón, accedieron a una acción de amparo en diciembre y convocaron esta semana a una inspección ocular para corroborar las graves falencias del espacio.

Hernán Mirasole, abogado y referente de la ONG, dijo a Contexto que constataron a través de inspecciones con un juez y otras autoridades que “este galpón no provee condiciones dignas para llevar adelante un ciclo lectivo, mucho menos con chicos de primaria y jardín”.

Mirasole afirmó que el galpón no posee espacios al aire libre, hecho que contradice la normativa imperante en materia de construcción edilicia para escuelas. “Es asfixiante, tiene poca luz y todavía falta construir un entrepiso, lo que le va a dar menos luz aún. Por fuera, el entorno es totalmente inseguro, pasan camiones, está junto a la autopista”.

“Es asfixiante, tiene poca luz y todavía falta construir un entrepiso, lo que le va a dar menos luz aún. Por fuera, el entorno es totalmente inseguro, pasan camiones, está junto a la autopista”

El abogado de Nace un Derecho expresó además que el depósito se encuentra en “zona de urbanización futura” según el código de planeamiento urbano. La normativa no permite que en ese tipo de zonas exista una escuela debido a su peligrosidad.

Desde hace siete meses, tanto docentes como padres de los chicos advertían al Gobierno de la Ciudad que el predio designado no era un lugar apto para que los chicos asistan. En cambio, proponían la creación de aulas modulares en distintos puntos de la zona de Villa 31.

El alquiler del galpón-escuela costaría $552.000 por mes en su primer año y $712.000 en el segundo. Además, 120 niños y niñas perderían su vacante, ya que dicho espacio no podría albergar la misma cantidad de estudiantes. Entre las tres escuelas se condensa un total aproximado de mil estudiantes.