El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, fue agredido por un grupo de alrededor de cuarenta personas que atacaron su caravana con palos, piedras, huevos y una bomba de gas lacrimógeno cuando recorría la ciudad de Quinindé. El violento hecho se da cuatro días antes del referendum decretado por el mandatario ecuatoriano Lenín Moreno.

Ante el ataque, Correa debió refugiarse en una emisora de radio. Desde allí denunció que la agresión estuvo organizada por empleados del municipio, que también atacaron la radio y bloquearon la salida de la emisora por un par de horas.

El expresidente señaló que entre los agresores fueron identificados “Jorge Mendoza, asesor jurídico, Pamela Alava, jefe RRHH, del Municipio de Quinindé”. Y agregó que “matones escondidos en la turba, aunque perfectamente identificados, pudieron hacer mucho daño”.

“La situación es muy grave en Quinindé. La radio donde nos entrevistaron está rodeada por gente del Municipio, con algunos cabecillas del MPD (Movimiento Popular Democrático)”, denunció el mandatario al momento del ataque.

Luego de que la situación volviera a la normalidad, Correa aseguró por la red social Twitter: “Ojalá no quede todo, como de costumbre, en la impunidad. Los cabecillas están claramente identificados. Son directores departamentales del Municipio de Quinindé. Sus guardaespaldas están armados”.

Testigos señalaron que algunos de los agresores tenían remeras con consignas que apoyaban el voto “SI” en el referendum y otras con la imagen del actual mandatario ecuatoriano Lenín Moreno.

El referendum

El domingo 4 de febrero se llevará adelante el referendum convocado por decreto por el presidente Lenín Moreno. La consulta tiene como principal objetivo proscribir al exmandatario y, de ese modo, impedir que pueda ser candidato en 2021.

En diálogo con Contexto, el analista de política internacional Lido Iacomini aseguró que “de la misma manera que sucede en Brasil, y que todo apunta puede suceder en Argentina, la línea de la proscripción tiende a imponerse. Para impedir que los gobiernos populares vuelvan a instalarse en la región antes usaban los golpes de Estado, ahora buscan la proscripción”.

“Los gobiernos antineoliberales no perdieron su base política y tienen grandes posibilidades de volver. Es por ello que los sectores neoliberales, y en especial Estados Unidos, quieren impedir que eso suceda”, explicó.

“Los gobiernos antineoliberales no perdieron su base política y tienen grandes posibilidades de volver. Es por ello que los sectores neoliberales, y en especial EE.UU., quieren impedirlo”

Iacomini remarcó que “Estados Unidos ha agudizado su política hacia América Latina debido al retroceso que ha dado en otros campos. Tratan de fortalecer ‘su patio trasero’ porque en otras partes del mundo están en franco retroceso debido al avance de Rusia y China”.

“Por ese motivo, sus aliados en la región esgrimen esta posición tan dura, dejan de lado la política y ponen a jugar al Poder Judicial o imponen un referendum como este. Todo ello para lograr su principal objetivo: evitar el retorno de los procesos populares a través de la proscripción”, concluyó el analista.