A través de un decreto publicado ayer en el Boletín Oficial de la provincia de Buenos Aires, la gobernadora María Eugenia Vidal dispuso el cierre de la empresa bonaerense y el traspaso de los servicios al Estado nacional. De esta forma, el Ministerio de Transporte encabezado por Guillermo Dietrich se hará cargo de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (Ferrobaires).

Vidal comenzó a avanzar sobre los trenes de los bonaerenses en julio de 2016, cuando paralizó los ramales y suspendió todos los servicios, tras un dudoso accidente en el recorrido Junín-Retiro. La mayoría de esas trazas nunca fueron reactivadas, lo que generó un gran rechazo entre usuarios y sindicatos ferroviarios.

Creada en 1993 por el Gobierno provincial, Ferrobaires cumplía hasta 2016 ocho recorridos de larga distancia por la provincia de Buenos Aires desde Retiro, Constitución y Once a través de las líneas San Martín, Sarmiento y Roca, con destinos finales en las localidades de Junín y Alberdi, Bragado y Pehuajó, Bolívar, 25 de Mayo, Tandil, Bahía Blanca, Mar del Plata, e inclusive durante un tiempo fue a Pinamar.

Con el traspaso, desde La Fraternidad seccional Mar del Plata, uno de los ramales que reactivó su recorrido, han mostrado su preocupación. Jorge Giannone, referente de esta entidad, señaló que  temen por la continuidad laboral de los trabajadores ferroviarios.

“Desde julio venimos con un traspaso desde Provincia a Nación. En un primer momento el entusiasmo era otro, pero lamentablemente en todo esto, como sucede siempre, hay compañeros que no han pasado y hoy vemos que en el Boletín Oficial se licua la empresa Ferrobaires. Así que no sabemos qué va a suceder con los compañeros que hasta la fecha no han pasado a Trenes Argentinos”, detalló Giaconne en diálogo con Contexto.

“Desde La Fraternidad hasta el momento no tenemos ningún telegrama de despido, pero es lógico que pueda pasar, porque tenemos lugares donde ni siquiera está llegando el tren”, agregó Giaconne. Y consideró que Vidal “se apresuró” al cancelar todos los servicios ante el accidente y recordó que el siniestro involucró un tren de carga y uno de pasajeros, pero que solo suspendieron estos últimos.

Con el decreto publicado ayer, la gobernadora terminó sacándose de encima oficialmente los trenes bonaerenses formalizando el cierre definitivo de Ferrobaires, y a partir de marzo será Dietrich el encargado de los trenes bonaerenses, a quien el presidente Mauricio Macri le había dado en agosto la potestad de cerrar ramales, que derogó meses después tras el rechazo popular.

“Como viene la mano, uno no espera demasiado (de Dietrich), pero lo interesante es que vuelvan a funcionar al menos los servicios anteriores”, dijo a Contexto José Alberto Goncebat, directivo de la Asociación de Señaleros Ferroviarios Argentinos (ASFA). “La idea nuestra es insistir para que corran todos los trenes que ya estaban corriendo y después que se agreguen más servicios”, agregó.