Tras el fuerte temporal que tuvo lugar en La Plata y que dejó como saldo dos personas muertas por electrocución, un centenar de vecinos de los barrios Villa Elvira, San Lorenzo, Los Hornos, Olmos, Romero y San Carlos se movilizaron al palacio municipal para exigir soluciones definitivas a las consecuencias que son moneda corriente ante cualquier lluvia y que, en cada ocasión, vuelven a revivir el fantasma de 2013.

“Los barrios inundados son los mismos de siempre, esta no es una problemática aislada porque se tapó una bocacalle o por un diluvio puntual. Estos son los barrios donde siempre pasan las cosas: La Loma, Villa Alba, Villa Elvira, Tolosa. Los temporales siempre traen consecuencias. Después de tantas inundaciones y tragedias, el Municipio tiene que hacerse cargo de una vez”, dijo a Contexto Silvia Cellini, organizadora de la movilización y coordinadora de un taller comunitario y copa de leche en Villa Elvira, donde hasta el día de hoy mantiene familias evacuadas.

“Desde el día de la tormenta todavía no apareció ningún funcionario ni nadie que nos dé una respuesta, ni siquiera un colchón han acercado a las familias que perdieron todo”, explicó Cellini, quien aseguró que tuvo que reanimar a través de RCP a dos niños ahogados.

Los vecinos fueron recibidos por el subsecretario de Coordinación Municipal, Agustín Scotti, con quien acordaron una reunión la próxima semana con el secretario de Desarrollo Social, Raúl Cadaá. De no obtener respuestas satisfactorias, Cellini adelantó que convocaría a una nueva movilización de carácter masivo para febrero.

Calles sin asfaltar, falta de redes cloacales y constantes desperfectos eléctricos son algunos de los puntos que se suman a la falta de obras preventivas para evitar las inundaciones. El reclamo ya es añejo en la ciudad de La Plata desde el temporal de 2013, donde los barrios afectados decidieron organizarse en asambleas para reclamar al Municipio soluciones concretas.

Los diferentes foros de vecinos denunciaron el incumplimiento de la finalización de obras para fines del año pasado, tal como había anunciado María Eugenia Vidal en octubre de 2016. “Hace un mes y medio, a través de un relevamiento que logramos por medio de un ingeniero contratado con la Comisión Bicameral, constatamos que las obras no van a terminarse antes de 2019”, dijo a Contexto Alejandro Albano, vecino de Tolosa, ex referente de la asamblea local y protagonista activo de las diferentes acciones llevadas en los últimos años para buscar soluciones a las inundaciones.

Durante el temporal del sábado, una niña de siete años murió electrocutada debido a la filtración del agua de la lluvia sobre las precarias estructuras de su casa en Los Hornos. De la misma manera, un hombre de 57 años perdió la vida al intentar maniobrar una llave térmica.

“Si la ciudad no está preparada en su totalidad, menos lo va a estar la periferia que no está contemplada dentro de las obras. Los arroyos no tienen mantenimiento adecuado y el tan publicitado sistema de alerta de la Municipalidad no tiene ningún punto de control en esas zonas”, expresó Albano.

El residente de Tolosa aseveró que, después de dos años de gestión, el gobierno municipal no ha logrado generar conciencia de los riesgos de vivir en una ciudad inundable. “Todavía está pendiente la relocalización de viviendas que lindan con el arroyo El Gato; las viviendas que se estaban realizando para lograrlo aún no están terminadas y eso genera que no se pueda ampliar la margen del cauce”, agregó.

Por su parte, la agrupación Familiares de Víctimas de la Inundación de La Plata fue crítica con la gestión de Julio Garro y, a través de descargos en las redes, sostuvieron que la ciudad está “igual que en abril de 2013”.

En esta línea, cabe recordar que el temporal desatado el 29 de agosto de 2017 había provocado la inundación de varios edificios públicos, como Tribunales y la Defensoría del Pueblo, a causa del preocupante deterioro edilicio producto de la falta de mantenimiento y conservación.