Este lunes, el expresidente Rafael Correa presentó su desafiliación a Alianza País (AP), partido que fundó y que lo llevó a gobernar Ecuador en dos períodos. La decisión fue tomada luego de que el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) anunciara que la conducción de ese espacio político quedaba en manos del sector que responde al actual mandatario Lenín Moreno.

La disputa por el partido se enmarca dentro del duro enfrentamiento entre los dos exaliados políticos. Desde el momento en que Moreno asumió la presidencia, dejó de lado las tradicionales posturas del proceso encabezado por Correa, conocido como Revolución Ciudadana. El giro de Moreno lo llevó a aliarse con sus antiguos rivales y romper con sus compañeros.

Entre los hechos más trascendentes de ese giro está la persecución, destitución y encarcelamiento del vicepresidente, Jorge Glas, la apropiación de Alianza País y la alianza con sectores de la derecha.

El máximo símbolo del ataque que Moreno ha desatado contra sus exsocios políticos es el referéndum que se llevará adelante el 4 de febrero y por el cual se busca proscribir a Correa y así evitar que pueda volver a postularse en 2021.

A través de la red social Twitter, Correa aseguró: “Podrán quedarse con el nombre, con las sedes, con el casillero de AP, pero las convicciones, el pueblo, la Revolución y el futuro están con nosotros”.

“El regalo de los traidores es el robo de Alianza PAÍS, con una insólita sentencia -dividida- del TCE. Nos podrán robar AP, pero jamás nuestra voluntad y convicciones. Pese al dolor, esto sólo nos fortalece. ¡Hasta la victoria siempre!”, agregó.

En la misma línea, la asambleísta Gabriela Rivadaneira sostuvo:  “A 11 años del inicio de la Revolución Ciudadana, partidocracia celebra el ‘gran logro’ de Moreno: proscribir al auténtico Alianza País y entregarle el casillero a los antagonistas históricos de nuestro proyecto. Podrán usurpar un nombre pero jamás se apropiarán del cariño de un pueblo”.

“Ya se había planteado el hecho de que si el gobierno lograba apoderarse de Alianza País, nosotros continuaríamos a través de la organización de un nuevo partido (Movimiento Revolución Ciudadana – MRC-)”, recordó Rivadaneira.

En diálogo con Contexto, Telma Luzzani, periodista y analista internacional, señaló que “produce mucha tristeza este enfrentamiento interno en Alianza País. Recordemos que Lenín Moreno fue vicepresidente de Correa en el primer mandato. Este quiebre interno es una mala noticia para Ecuador y para toda la región”.

“Desde que asumió Lenín Moreno, todas las medidas que fue tomando iban contra la filosofía y la línea política de la Revolución Ciudadana. Tuvo una aproximación a la derecha, a los banqueros, toda una serie de medias que derivaron en este quiebre”, remarcó.

Por último, Luzzani consideró que “ahora está muy claro que lo que pretende Lenín Moreno es que Correa no vuelva a la Casa de Gobierno. La posición de Correa y del sector que lo apoya es que el pueblo ecuatoriano pueda votar libremente y elegir sin restricciones a sus gobernantes. Habrá que esperar hasta el 4 de febrero para ver cuál de las dos posturas se impone en el referéndum”.