En su visita a Chile, el Papa Francisco pidió perdón en nombre de la Iglesia por los abusos sexuales a menores realizados por miembros del clero chileno, visitó una cárcel de mujeres donde aseguró que el trabajo por la reinserción social debe ser una obligación de toda la sociedad y le pidió a los miembros de la Iglesia mayor compromiso con sus fieles. Al igual que lo viene haciendo desde el momento en que asumió su rol como líder de la Iglesia católica, sostuvo un discurso contra las políticas neoliberales.

La visita del Sumo Pontífice al país sudamericano también repercutió en Argentina. Al sobrevolar el país, le envío al presidente Mauricio Macri un mensaje que los diarios Clarín y La Nación consideraron “protocolar y frío”. El multimedio acusó al papa de estar “de un lado de la grieta” y trató de restarle importancia a la convocatoria que provocó en su primer día de recorrido en el país trasandino.

Si bien el mensaje protocolar fue enviado al presidente Macri, los diarios oficialistas quisieron mostrar a un Papa distante de “todos los argentinos”.  El editorial de Clarín, firmado por Ricardo Roa, se pregunta en el título: “¿Quién tiene la culpa de que el Papa no venga?”.

El editor de Clarín sostuvo que “a Francisco se lo nota de un lado de la grieta: cuiden a Cristina (esta fue una famosa frase del Papa) no tiene contrapartida con Macri, al que ayer le envió un mensaje protocolar y frío”. “Las grietas no se cierran con sonrisas para unos y caras amargas para otros”, reclamó Roa.

Posteriormente, el diario del multimedia decidió hacer hincapié en las protestas y las críticas a la visita del Papa a Chile y dejar de lado el discurso.

Desde que Francisco tomó la conducción de la Iglesia Católica no ha dejado de manifestar duras críticas al neoliberalismo. Esa postura choca con la realidad del gobierno de Mauricio Macri y con el discurso de los multimedia oficialistas, que intentan encubrir y justificar las medidas neoliberales de Cambiemos. En solo dos años, las políticas macristas han causado el aumento de la pobreza y la desocupación. La brutal transferencia de recursos de los sectores de menor poder adquisitivo hacia los de mayor riqueza ha provocado el aumento de la desigualdad (en 2015, en Argentina, el 10% más rico ganaba 15 veces más que el 10% más pobre; a dos años de la llegada de Macri al poder, el 10% más rico pasó a ganar 22 veces más que el 10% más pobre).

Francisco también envió mensajes de solidaridad a la líder social y diputada del Parlasur, Milagro Sala, que desde el comienzo del gobierno Cambiemos se encuentra como presa políticas de Macri y del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

En diálogo con Contexto, la periodista e investigadora Stella Calloni sostuvo que “desde Argentina no podemos percibir la importancia de la visita del Papa Francisco a Chile, porque los medios masivos de comunicación han realizado un apagón informativo y solo podemos ver realmente lo que pasa a través de cadenas internacionales o canales como TeleSUR”.

“Los multimedia lo critican porque no viene a Argentina, pero no dicen nada de lo que pasa en el gobierno de Macri, que tiene presos políticos, que reprime la protesta social, donde se gobierna por decreto, se persigue a los periodistas, y donde se ha producido un retroceso que lleva a una democracia de seguridad nacional, que es una dictadura encubierta”, remarcó Calloni.