El 16 de enero de 2016, Milagro Sala se convertía en la primera presa política del gobierno de Cambiemos. Dos años después, la líder de la organización barrial Tupac Amaru y diputada del Parlasur continúa como prisionera de la arbitraria e ilegal voluntad del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y del presidente argentino, Mauricio Macri.

Sala fue la primera de una larga lista de detenciones que demuestran la utilización del aparato judicial para perseguir a los opositores políticos. Una lógica jamás vista en épocas de democracia en Argentina, y solo comparable con los momentos más oscuros de la historia del país.

A pesar de todos los reclamos de organismo de derechos humanos nacionales e internacionales y de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) emitieron resoluciones donde señalaron que la detención de Milagro Sala es “ilegal y arbitraria” y en las que conminan a su inmediata liberación, la líder de la Tupac Amaru sigue detenida. Detención que se ha convertido en un claro gesto de disciplinamiento hacia todos los que se atrevan a desafiar a un gobierno que ha decidido imponer un modelo neoliberal a como dé lugar.

Mandatarios, exmandatario y figuras internacionales también han reclamado la libertad de Sala. Entre ellos, el presidente venezolano Nicolás Maduro, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia Evo Morales, los expresidentes de Brasil Luiz Inacio “Lula” Da Silva y Dilma Rousseff, y la líder social y candidata a presidenta de Colombia Piedad Córdoba.

Incluso el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, le envió una carta pública al presidente Macri en la que lo insta “a adoptar medidas para asegurar la inmediata liberación de la prisión preventiva de Milagro Sala, a la luz de la reciente decisión adoptada por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU”. Sin embargo, a dos años de la detención de Sala, la injusticia continúa.

En diálogo con Contexto, la abogada de Sala, Elizabeth Gómez Alcorta, aseguró  que “el caso de Milagro condensa las mayores arbitrariedades que uno pueda imaginar. Se utiliza al Poder Judicial para dar un montaje formal y cubrir lo que todos sabemos que es en realidad una persecución política”.

“Se utiliza al Poder Judicial para dar un montaje formal y cubrir lo que todos sabemos que es en realidad una persecución política”

En la misma línea, Norma Ríos, presidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), remarcó que  “Milagro Sala no es cualquier prisionera política. Es un emblema de cómo desaparecieron los límites entre los distintos Poderes. El Poder Judicial, el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo se confabularon para hacer de este encarcelamiento un ejemplo”.

“Milagro no es la única presa política. Hay muchos más. Pero su encarcelamiento fue un ensayo de lo que iban a intentar hacer en el resto del país. En enero de 2016 encarcelaron a Sala y en enero de 2018, dos años después, nos encontramos con una gran cantidad de presos políticos, producto de una represión indiscriminada y salvaje contra el campo popular”, sostuvo.

Ríos aseguró que el “el encarcelamiento de Sala es una aberración que se hace más evidente en este momento, con la liberación de los genocidas de la última dictadura”.

“Milagro no es la única presa política. Hay muchos más. Pero su encarcelamiento fue un ensayo de lo que iban a intentar hacer en el resto del país”

Por su parte, Estela Díaz, coordinadora del Comité por la Libertad de Milagro Sala y secretaria de Género de la CTA, aseguró a Contexto que “estamos llegando a los 730 días de detención y, por lo tanto, es una extensión en el tiempo de la arbitrariedad, de la injusticia, de la ilegalidad, de la falta de respeto a los mecanismos internacionales de derechos humanos. Una injusticia que se proyecta, no solamente sobre ella, sino sobre el conjunto de la organización que ella lidera”.

“En los planteos que hicimos en el origen de las detenciones dijimos que Jujuy se transformaba en un laboratorio de ensayo represivo y que la criminalización de Milagro como un símbolo de mujer, de líder social, de indígena, era parte de un sistema que se iba a extender al resto de la Argentina. Diciembre demostró que teníamos razón. Más de cuarenta presos en las represiones en Buenos Aries, la muerte de Santiago Maldonado, el asesinato de Rafael Nahuel, la represión en el ingenio La Esperanza, dirigentes sindicales presos, etcétera”, destacó la dirigente.

Por último, Díaz sostuvo que “el gobierno de Cambiemos no tiene apego por las leyes, ni por los derechos humanos, ni por el respeto a las libertades. En la medida en que van perdiendo apoyo social, van a avanzando en acciones de facto. Lo demostraron militarizando el Congreso Nacional cuando impusieron el saqueo previsional. Tenemos expectativa de que la movilización social y la articulación política opositora sea cada vez más fuerte, para poder terminar con esta injusticia”.

La carta de Milagro: “Nos están fortaleciendo”

Este lunes, un día antes de que se cumplan los dos años del inicio de su detención arbitraria -prisión preventiva, en los papeles, que el Poder Judicial jujeño prorrogó por un año más recientemente, ante la inminencia del límite constitucional para ese tipo de prisión sin condena-, Milagro Sala escribió una carta en la que asegura estar fuerte y señala a Macri como el responsable de su detención, por no ponerle límites al contador Gerardo Morales.

La carta completa

Este 16 de enero se cumplen dos años de mi detención arbitraria. Las operaciones del poder judicial y de la prensa para mostrarle al mundo que soy la peor de todas siguen como el primer día. Sin embargo, la única realidad es que conmigo solo empezaron una persecución feroz a todo el que piensa diferente. A medida que pasan los días vamos perdiendo la cuenta de la cantidad de presos políticos, que ya suman más de 20. Presos por querer un mundo mejor, por defender los derechos de los que menos tienen, por enfrentar las políticas de hambre y exclusión que impulsa el gobierno de gerentes de Cambiemos. Ni hablar del ensañamiento contra los compañeros. El caso de Hector Timerman es uno de los que más me dolieron, especialmente por la miseria humana de los que ocasionaron que le cancelaran la visa, pero mucho más de aquellos que lo festejaron.

En lo personal fueron dos años muy difíciles. Pero sobre todo de mucha impotencia. Los que me conocieron en libertad saben que no hacía más que resolver situaciones de distintos compañeros y a veces de personas que ni siquiera conocía. Y nunca fue para favorecer a Milagro Sala. Hablar de las obras no tiene sentido, ya lo hice muchas veces. A pesar del odio de que sienten en contra nuestro y del intento de arrasar con todo, la construcción popular sigue de pie. Las casas, las fábricas, el centro cultural, las escuelas están ahí. Se ven y se tocan. Sí tengo que reconocer que siento rabia por como saquearon los centros de salud que brindaban atención gratuita a miles de personas, o las piletas y polideportivos que destruyeron y quemaron. Eso era para los chicos de los barrios. Sienten tal odio contra los que menos tienen que no les alcanza con haberme privado de la libertad sino que les quitan los derechos más elementales a miles de jujeños.

Mientras tanto, mis compañeros/as y yo, a pesar del hostigamiento constante y las detenciones estamos más de pie que nunca con nuestros ideales. Creyeron que con esto nos destruían, creyeron que nos iban a quitar la alegría y la dignidad. Y no pudieron. Sepan que solo nos han fortalecido.

Quiero agradecer aquí a los “Comités por la Libertad de Milagro Sala” y a los miles de compañeros, amigos, familia y desconocidos que desde los organismos de derechos humanos, la cultura, la política, las organizaciones sociales, los sindicatos y otros ámbitos lucharon solidariamente y sin pedir nada a cambio por los presos políticos.

Compañeros, sigamos luchando para que las necesidades se conviertan en derechos.

Milagro Sala

Presa Política. Jujuy. Argentina.

Actividades a dos años de la detención de Milagro

CABA

  • 9 hs – Movilización desde el Obelisco a la Casa de Jujuy.
  • 11 hs – Acto de repudio en Av. Santa Fe y Carlos Pellegrini.

JUJUY

  • 12 hs – Charla con Víctor Hugo Morales en la sede de la Tupac Amaru (Alvear 1152).
  • 18 hs – Conferencia de prensa en la sede de la Tupac Amaru.

#2AñosPresaPolítica

#LiberenAMilagro