Con las altas temperaturas de este mes y en la antesala de un nuevo aumento del servicio que rondaría en un 40%, en los últimos días la empresa Aguas Bonaerenses (ABSA) recibió fuertes críticas debido a los reiterados cortes en los suministros.

Barrios de La Plata, Berisso y Ensenada permanecieron durante horas sin agua mientras el calor superaba los 30°.

El malestar entre los usuarios se acrecentó teniendo en cuenta que, a los recientes incrementos en las boletas de luz y gas dispuestos por el gobierno de Mauricio Macri, se le añade la suba en el servicio de agua.

El caso más grave fue en Ensenada, donde los cortes se prolongaron durante lunes, martes y ayer, lo cual generó que desde el oficialismo de esa ciudad responsabilicen a la empresa y a la gobernadora María Eugenia Vidal por no tomar medidas en el asunto.

“Estamos sufriendo la deficiencia absoluta del servicio de agua, no vemos acción del gobierno provincial y la empresa tampoco da respuestas a los reclamos de los vecinos”, dijo a Contexto Silvina Nardini, concejala ensenadense del FpV.

“Todo el distrito estuvo sin agua y en Punta Lara fue peor, donde el municipio puso su estructura el domingo para resolver la situación”, agregó Nardini.

“Meses atrás, la gobernadora vino a reinaugurar una planta de ABSA en Punta Lara durante la campaña, pero el servicio no mejoró e incluso empeoró. Es una problemática que genera preocupación porque hablamos de un servicio esencial”, afirmó la edil.

En Berisso, durante esta semana hubo repetidos cuestionamientos por parte de los usuarios contra ABSA.

Días atrás, las autoridades del organismo de Control del Agua de la Provincia de Buenos Aires (OCABA) convocaron a los usuarios y a representantes de ABSA para que formen parte de la audiencia pública que se hará el 2 de febrero para definir cómo será el nuevo régimen tarifario.

Según trascendió, el aumento sería del 40% y la justificación que dio la empresa fue que hará un plan de inversión, como también han señalizado en incrementos anteriores. Así, de confirmarse este aumento, el metro cúbico pasaría de valer $5,74 a $8,03.

Luego de hacerse público el incremento, en diciembre el Defensor del Pueblo Guido Lorenzino había advertido que “si el aumento del agua es irracional, haremos todo lo posible para frenarlo”.

“Hay que apelar a la razonabilidad, entender la situación económica que viven las familias y, en caso de que se determine un nuevo incremento, que no afecte seriamente el bolsillo de los usuarios”, agregó.

En La Plata, donde también hubo cortes de agua, el concejal de 1 País Gastón Crespo solicitó mediante un pedido formal en el Concejo Deliberante que ABSA y OCABA presenten el plan de obras previsto para solucionar la gran deficiencia del servicio de agua potable en la región.

El concejal consideró que “teniendo en cuenta los aumentos de tarifas que se anunciaron recientemente y que se discutirán en audiencia pública el próximo 2 de febrero, la empresa debe explicar en ese mismo encuentro cómo se asignarán los recursos para el mantenimiento y mejoramiento de la red y cuáles serán los plazos para poner en marcha el plan de obras”.

Crespo agregó que “es inaceptable que la única información que recibimos por parte de la empresa sea el aumento de tarifas; primero deben garantizar un servicio de calidad que llegue a todos los barrios y funcione dignamente”.

Aumentos de luz y gas

El aumento en el servicio de agua se suma al del gas y la luz que el gobierno nacional oficializó en diciembre. En el caso del gas, las subas fueron del orden del 45%, alcanzando un tarifazo acumulado a lo largo del último año del 400%. En tanto, la luz subirá entre un 39% y un 47% y se añade al tarifazo de entre un 800% y 1.200% desde diciembre de 2015.

A pesar del alza de estos valores por decisión del gobierno de Mauricio Macri de quitar subsidios, un informe del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo Enrique Martín Hermitte (OETEC) informó que en el área metropolitana de Buenos Aires -donde dan el servicio de luz las empresas EDENOR Y EDESUR-, en el mes de diciembre pasado, con temperaturas más bajas que las del mismo mes de 2016, hubo más cortes de luz y por lo tanto mayor cantidad de afectados.

El informe fue realizado a partir de los datos que entregan al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) las distribuidoras EDENOR y EDESUR, que brindan el servicio a 5.296.888 usuarios residenciales y comerciales.

El informe precisa que en la comparación entre diciembre de 2016 y 2017, incrementaron un 60% los afectados por cortes de luz, hasta llegar a los 4.117.984. Además,el análisis indicó que el promedio diario de usuarios que sufrió los cortes de luz se incrementó un 66% anual en diciembre de 2017, hasta los 137.266 perjudicados.

Y añade que este incremento en la cantidad de bonaerenses perjudicados se registró a pesar de los aumentos de hasta el 700% en la tarifa autorizados por el gobierno nacional.