La primera semana de 2018 cierra con dos tristes postales que reafirman los “criterios” que el Poder Judicial asume en tiempos macristas: por un lado, la confirmación del beneficio de prisión domiciliaria en Mar del Plata para el represor condenado Miguel Osvaldo Etchecolatz, así como también del genocida Norberto Atilio Blanco en Mar de Ajó -a quien dieron “dos meses de vacaciones”-; por otro lado, se ordenó un nuevo allanamiento al domicilio de Milagro Sala y otra excavación en busca del “dinero robado”. Sin haber encontrado ni una prueba incriminatoria, la Justicia además anunció la prórroga de un año para la orden de prisión preventiva.

El operativo contra Milagro Sala tuvo lugar anteayer en diversos puntos, incluida la propia casa de la dirigente en el barrio de Cuyaya. El despliegue contó con excavaciones en el dique La Ciénaga, cerca de donde Sala cumple arresto domiciliario. Según la orden de allanamiento, el comisario José Nestor Tintilay presentó un informe según el cual en una zona determinada del Dique “La Ciénaga” podría haber enterrado “dinero y/o documentación” resultante de los ilícitos que adjudican a Milagro Sala sobre lavado de activos. Sin embargo, no encontraron nada, más que el material que brindaron a los medios para continuar con el circo mediático en torno a la dirigente social.

En tanto, la Justicia jujeña dio a conocer ayer la decisión de prorrogar por un año la prisión preventiva de Sala, tras el fracaso del operativo que incluyó 21 allanamientos simultáneos. “Tomaron esta decisión sin siquiera correr vista a la defensa, que conlleva una violación de la igualdad de partes que debe regir el proceso penal. El fundamento central de la prórroga es que la defensa presentó innumerables recursos y nulidades, pero esto carece de sentido porque todas las presentaciones se realizaron en el marco del legítimo derecho a la defensa, que es un derecho constitucional. Ese no es un argumento válido para prolongar una medida de excepción como es la prisión preventiva”, expresaron ayer desde la defensa de la dirigente.

Cabe destacar, por otro lado, que mientras la persecución hacia la figura de Sala continúa firme en Jujuy, el gobernador macrista Gerardo Morales tuvo el insólito gesto de “reinaugurar” las piletas de recreación en la zona de Alto Comedero, que la propia agrupación Tupac Amaru construyó.

“De ningún modo han especificado cuáles son las complejidades de la causa que utilizan como otro de los fundamentos, no valoran circunstancias como la calificación de arbitraria realizada por el GTDA de la ONU y que fue refrendada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH). Que la causa esté lista para ir a juicio, por otra parte, no es un argumento a favor de la extensión de la preventiva, sino al contrario. Producidas las pruebas que se van a utilizar en el debate, la decisión debería haber sido exactamente la contraria”, explicaron desde la defensa de la dirigente.

Represores en La Feliz

Mientras tanto, la comunidad marplatense junto a organismos de derechos humanos ya se preparan para iniciar hoy una manifestación y escrache contra la detención que Etchecolatz pasará en su propiedad del barrio Bosque Peralta Ramos. El genocida se suma a una lista de 35 represores que también cumplen condena en la ciudad gobernada por el controversial intendente macrista Carlos Arroyo.

“Los vecinos de Etchcolatz están entre los principales organizadores de esta marcha que hoy va a partir del Tribunal Federal Oral hasta la rambla principal de Mar del Plata. Estoy con fuerza porque estoy acompañada por una gigante como Taty Almeida, por mucha gente que se sumó a este repudio como Walter Docters, Emilce Moler”, dijo a Contexto Rubén López, hijo de Jorge Julio López, quien se encuentra en la ciudad blanearia para encabezar este repudio. López recibió ayer el acompañamiento tanto de organismos como H.I.J.O.S., Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, como de referentes políticos, como el legislador Horacio Pietragalla, Fernanda Raverta, entre otros.

“Esto es una muestra de la lucha que se nos viene, una lucha que va a buscar que los genocidas vayan presos, por saber qué pasó con Santiago Maldonado, por todas las peleas que se vienen dando”, dijo López. Respecto de la cantidad de represores residiendo en Mar del Plata, el hijo de Julio López expresó: “Me van a tener que disculpar los vecinos, pero me cuesta seguir diciéndole La Feliz. Si están acá es porque alguien los cobija, los abriga”.

La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad (PCCH) dio a conocer un informe sobre el estado de los juicios por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar. Indicaron que “a diciembre de 2017, son 1.305 los imputados libres y 1.038 los detenidos. Un total de 599 personas ha fallecido; 499, antes de ser sentenciadas, y 100, luego del dictado de su condena o absolución. Por último, existen 37 personas que se encuentran prófugas de la Justicia”.

Entre los organismos que se plegarán a la marcha de hoy se encuentran la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, la Comisión Provincial por la Memoria, Familiares de Desaparecidos Detenidos por Razones Políticas, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre.