Tras un fin de año signado por la pérdida de puestos de trabajo, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó un informe publicado ayer donde hace un análisis de los despidos y suspensiones durante diciembre de 2017. Allí precisa que en los sectores público y privado hubo 3.346 casos entre despidos y suspensiones: 1.904 en lo público y 1.442 en lo privado. La particularidad que detalla el estudio es que el sector público lideró la expulsión de trabajadores. “Los despidos estuvieron motorizados por el Poder Ejecutivo Nacional, junto con organismos descentralizados de la Administración y la provincia de Buenos Aires”, afirman desde el CEPA.

En el sector privado, el informe indica que “si se consideran los despidos y suspensiones brutos en diciembre de 2017, el impulso proviene de la industria: de los 1.442 casos, 1.070 corresponden al sector industrial”.

El CEPA añade que si se comparan los despidos de diciembre de 2017 “con el mismo mes del año anterior se percibe una sensible reducción (3.346 contra 9.488). Sin embargo, en la comparación respecto del mes anterior se observa un fuerte incremento” (3.346 contra 1.412 de noviembre de este año).

El informe, titulado “Achicar el Estado para agrandar la Nación” en referencia a la consigna del economista de la última dictadura José Martínez de Hoz, desanda los despidos clasificándolos de acuerdo con los subsectores dentro de lo público y lo privado a los que corresponden. Como fuentes de información utiliza consultas periodísticas, sindicales y de testimonios directos de trabajadores.

En el sector público, que sufre la política de ajuste de la planta de estatales que lleva a cabo el Ministerio de Modernización de Andrés Ibarra, hubo 654 cesantías en organismos descentralizados, entre los que destacan Fabricaciones Militares (329), Televisión Abierta Digital (160), Enacom (108) y ANSES (30).

La segunda variable proviene del Poder Ejecutivo Nacional, que echó a 557 empleados. Las carteras que encabezan las cesantías son Modernización (130), Energía (128), Defensa (70), Cultura (64) y el Ministerio del Interior y Obras Públicas (63).

También hubo 129 despidos efectuados por gobiernos municipales, donde sobresale la gestión del macrista Martiniano Molina de la localidad de Quilmes, quien según el CEPA echó a cuarenta trabajadores municipales respondiendo a la medida de “ahorrar gasto político” que propaga la gobernadora María Eugenia Vidal. Sin embargo, el estudio del CEPA no llegó a contar los nuevos cuatrocientos despidos del intendente de Quilmes, que se hicieron públicos el martes y que comprenden áreas sensibles de la comuna, como hospitales, guarderías públicas y la Subsecretaría de Niñez y Adolescencia.

El informe cierra el conteo de los despidos en el sector público con el apartado dedicado a la provincia de Buenos Aires. El gobierno de María Eugenia Vidal, quien lleva a cabo una nueva reforma del Estado bonaerense caracterizada por eliminar puestos de estatales, dejó sin trabajo en medio de las fiestas de fin de año a 564 trabajadores. Las áreas que sufrieron los recortes son el Ministerio de Salud (300), la Unidad Ejecutora Provincial encargada de llevar adelante el mantenimiento de las escuelas de la provincia (200), el Ministerio de Producción (20), el Centro de Protección a los Derechos de la Víctima (19), la Jefatura de Gabinete de Ministros (18) y la Dirección provincial de Educación de Gestión Privada, conocida como DIPREGEP (5).

El caso de Radio Nacional

Los trabajadores de los medios públicos Radio Nacional, la agencia Télam y la TV Pública realizaron ayer por la tarde una asamblea conjunta con cese de tareas y presencia en el edificio de la sede de la radio ubicado en Maipú 555, para enfrentar el ajuste y los despidos que proyecta el gobierno nacional. Los trabajadores consideraron “histórico” el paro en simultáneo porque “tenemos el mismo empleador y somos parte del mismo plan de reducción”, afirmaron.

En un comunicado, desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) y las comisiones internas de los tres medios rechazaron “de plano las políticas de vaciamiento y ajuste de los medios públicos, que revelan la falsedad de los enunciados que repiten los funcionarios: mientras proclaman inaugurar un tiempo de libertades y pluralidad de contenidos, se ocupan de expulsar a los periodistas que deben garantizarlas”.

En Radio Nacional, sus trabajadores hicieron ayer el segundo día consecutivo de paro de actividades luego de los despidos de dieciséis compañeros, quienes, fiel al estilo PRO en cuanto a la modalidad de despido, se enteraron que habían sido desafectados cuando el sistema electrónico que controla los ingresos los rechazó al entrar a trabajar el martes, en lo que fue el primer día hábil del año.

La asamblea conjunta de los medios públicos resolvió mantener el rechazo al ajuste y el reclamo por la reincorporación de los despedidos, adherir al paro nacional de ATE de hoy contra la ola de despidos y también barajan la posibilidad de hacer un paro de 24 hs en los tres medios en caso de que no haya respuestas políticas.

El caso de Radio Nacional es uno más en el plan de ajuste en los medios públicos. El Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SFMyC) que preside Hernán Lombardi lleva a cabo un vaciamiento que empezó con un plan de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas en Educ.ar, la planta de trabajadores de las señales Encuentro, PakaPaka y DeporTV, que fue reducida en un 60%. Siguió con el cierre definitivo del área de gestión de contenidos de la TDA (CIARA, con 160 despidos) y también con la no renovación de contratos artísticos y la apertura de jubilaciones anticipadas en la TV pública, situación que llevó a que el director Horacio Levin renuncie a su cargo por no estar de acuerdo con la orden.

El sector privado

El estudio del CEPA contempla los despidos en el sector privado, que alcanzan los 1.442 entre despidos (1.372) y suspensiones (70). La situación más delicada es de la industria (con el 74%), a pesar del discurso del gobierno que habla de un repunte, mientras que los servicios completan el restante 26%.

Desde el CEPA detallan que dentro de la industria, “el rubro alimentos y bebidas encabezó los despidos, con casos como los de los ingenios La Esperanza y Ledesma, Coca Cola, Granjas Riojanas y La Rioja Vitivinícola. Le siguen los despidos de BRF, en el sector frigorífico. Y finalmente, los casos de Kalpakian y Medias Ciudadela (que incluye setenta suspensiones), en el textil”.

En tanto, en el sector servicios, el rubro medios de comunicación lidera los despidos (210), con los casos del canal bonaerense QM Noticias (90) y Radio Rivadavia (120). Siguen la lista los cien despidos en estaciones de servicios, los treinta en comercios y veinticinco en transporte.

Como dato particular, en el sector privado los despidos relacionados con cierres de empresas o turnos son seiscientos y representan el 20% del total durante el fatídico mes.