Los trabajadores precarizados de la Televisión Digital Abierta (TDA) reclamaron ayer su reincorporación con una ocupación pacífica en el hall central del Centro Cultural Néstor Kirchner (CCK), edificio donde están las oficinas del Sistema de Medios y Contenidos Públicos (SFMyCP) que conduce Hernán Lombardi, que el miércoles les notificó que no les renovarán los contratos a partir del 1º de enero.

Mientras esto ocurría, el SFMyCP publicó un comunicado oficial en el que justifica los despidos siguiendo el caballito de batalla discursivo de Cambiemos: mantener la planta de trabajadores es “costosa” para el Estado.

Los despedidos son 180 y denuncian que sus desvinculaciones implican el cierre definitivo de la TDA y por lo tanto el cese de las tareas de producción de contenidos para medios públicos como Encuentro, PakaPaka y DeporTv, señales que vienen siendo vaciadas y donde recientemente también hubo despidos.

“Vamos a ocupar el hall hasta que nos den una respuesta para la reincorporación de todos los compañeros. Queremos una solución digna porque nos están echando como a perros y por la espalda”, dijo a Contexto Patricio Delgado, delegado en la TDA del Sindicato Argentino de Televisión (SAITSAID). “Que nos devuelvan nuestros puestos de trabajo, que lo vamos a hacer con profesionalismo como lo hicimos durante cinco años para dos gestiones diferentes”, agregó.

“Que nos devuelvan nuestros puestos de TRABAJO, que lo vamos a hacer con profesionalismo como lo hicimos durante cinco años para dos gestiones diferentes”

En medio de la ocupación del hall del CCK y a la espera de que diera la cara Lombardi o alguno de sus funcionarios, Delgado consideró que con esta medida “se está tirando a la basura la política de generar contenidos del Estado y del BACUA (Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino); están echando gente y le quitan capacidad operativa real al Estado, quieren dejar un Estado bobo que dependa de los capitales privados”.

Desdel el Sistema Federal de Medios les ofrecieron dos meses como pago por la indemnización, aunque no les dieron mayores detalles hasta el momento. Sin embargo, los trabajadores no van a aceptar ese ofrecimiento.

La noticia de los despidos les llegó con tan sólo tres días de anticipación antes de la caducidad de los contratos y sin que las autoridades les hayan anunciado previamente la postura que irían a tomar.

La justificación de Lombardi

Frente a la difusión de la noticia del fin de la TDA y mientras los trabajadores esperaban ayer por la tarde que aparezca algún funcionario que les diera algún tipo de respuesta sobre su futuro laboral, el SFMyCP se vio obligado a publicar un comunicado oficial en el que no hace otra cosa que justificar los despidos con el ya repetido argumento macrista de que el mantenimiento de la planta de trabajadores era “costosa”.

En el texto, el organismo de Lombardi justifica los despidos en que “se ha decidido desarticular la unidad de generación de contenidos del ex programa denominado CIARA […] Esta costosa estructura de recursos humanos y técnicos para la producción, posproducción, archivo y emisión de contenido audiovisual fue concebida por el ex ministerio de Planificación Federal a cargo de Julio De Vido en un contexto muy diferente al actual”.

El SFMyCP agrega que la gestión de Lombardi avanza “en el ordenamiento de las actividades y en el esclarecimiento de numerosas irregularidades” que no explica, añade que “este nuevo enfoque nos exige una adecuación de nuestros recursos humanos, económicos y materiales para afrontar estos desafíos y corregir las superposiciones de áreas operativas dentro del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos”. Y remata: “La desarticulación de la unidad CIARA de ninguna manera pone en riesgo el sistema de Televisión Digital Abierta (TDA), cuyo pleno funcionamiento está garantizado”.

Repudios ante los despidos

Tras conocerse la medida adoptada por el Sistema Federal de Medios, distintas voces del campo del periodismo y la comunicación repudiaron el recorte.

Jésica Tritten, exdirectora de Contenidos y Programación de Encuentro y exdirectora del Polo Educativo educ.ar, escribió en su cuenta de Twitter: “El 60% de trabajadores de Encuentro, Pakapaka y DeporTv fue echado y/o retirado, dejó de ser público el archivo Prisma, cerró la TDA y con ella 180 personas y renunció (Horacio) Levin porque no quiso ejecutar lo mismo para la TV Pública”, expresó en referencia a la renuncia días atrás del ahora exdirector de la TV Pública.

Tritten añadió que con el vaciamiento de las señales educativas que lleva a cabo el macrismo, estas “dejaron de existir tal como fueron concebidas por la Ley de Educación Nacional sancionada en 2006”.

En tanto, desde la comisión interna del SAITSAID, a través de un comunicado se solidarizaron con los trabajadores de la TDA, repudiaron esta medida y remarcaron: “El marco de incertidumbre, la falta de objetivos y de conducción tanto como el desmantelamiento de las señales públicas que lleva adelante el Sistema de Medios y Contenidos Públicos, nos preocupa como un profundo ataque a la cultura, la comunicación y el desarrollo social”.

El ajuste en los medios

Las cesantías en la TDA se enmarcan en los 520 despidos acumulados durante este mes en distintos ministerios de la nación, denunciados por el gremio ATE como parte del plan de ajuste en el Estado que lleva a cabo la cartera de Modernización que conduce Andrés Ibarra, quien encontró el eufemismo de “dotaciones óptimas” para denominar esta nuevo proceso de achique en el Estado.

En el caso particular de los medios públicos, esta política del gobierno, que consiste en “invitar” al retiro voluntario de los empleados estatales luego de sentar incertidumbre sobre el futuro de sus contratos y de paralizar las tareas laborales, se cobró recientemente 100 de los 240 trabajadores que componían PakaPaka, Encuentro y DeporTV.

Estas señales, creadas en el contexto de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en 2009, producían programas y contenidos culturales y educativos de gran calidad. Estaban bajo la órbita del Ministerio de Educación, pero desde el año pasado pasaron a depender del Sistema Federal de Medios, con la consecuente disminución en la creación de contenidos.

A su vez, en el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), creado por el macrismo luego de desarticular la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) que regulaba la derogada LSCA (en sus artículos fundamentales), también hubo despidos en diciembre: 115 trabajadores recibieron el telegrama.

Desde el arco gremial, en noviembre y en el marco de la jornada de apoyo a trabajadores de la agencia DyN, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) presentó un proyecto de ley en el Congreso de la Nación para declarar la Emergencia laboral en los medios. Este gremio contabilizó que en los últimos dos años hubo 2.500 trabajadores de prensa despedidos.