Con la excusa de dedicarse por completo a la campaña electoral de 2018, en la que pretende ser elegido diputado, el ministro de Trabajo de Brasil, Ronaldo Nogueira, presentó la renuncia a su cargo. Horas antes se supo cuáles fueron los primeros resultados de la reforma laboral de Temer: 12 mil despidos en menos de un mes.

Nogueira había informado que, luego de aprobada la reforma, se perdieron 12.292 puestos de trabajo formales. El discurso neoliberal del golpista Michel Temer, que aseguraba que generaría más trabajo, rápidamente cayó por tierra.

La nueva ley no sólo ha destruido, en menos de un mes, más de 12 mil puestos de trabajos formales (y una cantidad de puestos informales todavía no calculada), sino también derechos laborales que llevaron años de lucha conquistar.

Poco tiempo después de hacer públicos los datos negativos, Nogueira renunció a su cargo y argumentó “motivos personales”. En su entorno se difundió la versión de que la renuncia se debe a que se va a dedicar por completo a la campaña de 2018, donde pretende ser candidato a diputado.

En diálogo con Contexto, Jorge Kreyness, analista de política internacional, aseguró que “en Brasil las cifras han indicado un crecimiento del desempleo como producto del ajuste laboral que ha implementado Temer. Esa es la misma política que implementa Macri en Argentina y las consecuencias inevitables son y serán las mismas. Los resultados están a la vista”.

“Estas políticas tienden a la reducción del salario, por ende a la pérdida del poder adquisitivo. También se apunta a la concentración de la riqueza y el poder, por eso es lógico que, producto de estas políticas, crezca el desempleo y la pobreza”, afirmó.

Por último, Kreyness remarcó que “en los países que aplican este tipo de políticas se ha incrementado notablemente la represión. Hay una gran cantidad de presos políticos y han sido premiados en Perú y en Argentina Fujimori y Etchecolatz, dos hombres que cometieron crímenes de lesa humanidad. Esto es indicativo de que estos gobiernos necesitan de esos paradigmas para mantener sus políticas. El neoliberalismo es una filosofía en la que, inevitablemente, van de la mano la faceta económica con la represiva”.