En el marco de los ajustes en el Estado provincial por el plan de achicamiento que impulsa la gobernadora María Eugenia Vidal con su Ley de Ministerios, ayer los veinte trabajadores despedidos del Ministerio de Producción profundizaron las medidas de fuerza mientras en otras áreas del Estado provincial reina la incertidumbre sobre el futuro de cientos de contratados.

Las cesantías en Producción se suman a otros recortes en el Estado bonaerense: en el centro de Protección a la Víctima (CPV) que depende del Ministerio de Justicia, en la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) de Educación y en la Subsecretaría de Tierras, Urbanismo y Vivienda de Infraestructura. Y ayer, delegados de ATE en el Ministerio de Salud alertaron por la no renovación de contratos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) –que financia el Banco Mundial a través del Estado nacional–.

Los despidos en el Ministerio de Producción que conduce Javier Tizado son dieciséis de la Subsecretaría de Acción Cooperativa y nueve de otra dependencia de esta cartera. “Nos propusieron renovar nueve de los dieciséis contratos, pero creemos que esa propuesta es insuficiente y continuamos en conflicto”, dijo a Contexto el delegado de ATE en Producción, Matías Feito. Desde el gremio continuarán con las medidas de fuerza hasta tanto los trabajadores no sean reincorporados en su totalidad.

En el Ministerio de Salud, el delegado de ATE Raúl Graso dijo a este medio que no serán renovados todos los contratos. “Sabemos que la cantidad de renovaciones de contratos para el año que viene son inferiores a las de este año, por lo que hay posibilidades a la vista de despidos en cuanto a los contratos PNUD”. Desde ATE pidieron la lista de contratos para el año que viene, pero desde Salud les negaron el acceso.

En la Unidad Ejecutora provincial tampoco tienen noticias sobre la continuidad de los contratados, que son 370 y vencen el 31 de diciembre. En la UEP el panorama viene difícil después de que meses atrás las autoridades echaron a ocho trabajadores, de los cuales cuatro fueron reincorporados. “A días de que se terminen nuestros contratos, estamos muy preocupados y movilizados para que nos den una respuesta”, dijo a Contexto Alejandra Taiana, delegada de ATE en la UEP.

Los trabajadores se movilizaron ayer a las oficinas del director de los Convenios Colectivos de Trabajo, Carlos Giménez, en busca de una respuesta para la continuidad, pero no fueron atendidos.

En tanto, en el Centro de Protección a la Víctima (CPV) temen por los despidos de diecinueve trabajadores de la sede central de La Plata, tal como les informó Silvina Giles, la directora provincial de este organismo, con la justificación de una “reestructuración”.

Los trabajadores de este organismo, encargado de brindar acompañamiento, asesoramiento y contención de víctimas de delitos graves, volvieron a manifestarse ayer en la Torre II de Plaza Moreno contra los despidos.

Por último, en la Subsecretaría de Tierras, Urbanismo y Vivienda fueron notificados de que, en medio de los cambios ministeriales, dejarán de pertenecer a Infraestructura y pasarán a estar bajo la órbita de Desarrollo Social, por lo cual corren peligro los contratos que tenía Infraestructura con el Colegio de Escribanos y bonificaciones salariales.

Protesta conjunta de las áreas afectadas

Este mediodía, con la consigna “Una Navidad sin despidos”, los trabajadores de todas las áreas afectadas confluirán en Plaza Moreno, donde harán una concentración y actividades de protesta para visibilizar su situación.

Unificarán el reclamo trabajadores de los ministerios de Salud, Educación, Producción, Justicia e Infraestructura.

“Buscamos provincializar el tema despidos en la provincia, porque tenemos la misma desgracia en distintos sectores”, señaló el delegado Matías Feito.