La Legislatura bonaerense aprobó el cambio de régimen para las jubilaciones de los empleados del Banco Provincia (Bapro), que eleva de manera gradual cinco años la edad jubilatoria y baja la tasa de sustitución del 82% al 60%. En ambas Cámaras, Cambiemos impuso sus mayorías sin abrir al diálogo la ley y luego de haber salteado las instancias de debate previas en comisión y de Labor Parlamentaria que exigió sin éxito la oposición.

Para la sanción de la ley, el oficialismo obtuvo el apoyo de reducidos espacios de la oposición peronista. Tras las intervenciones de diputados de la oposición en la primera parte de la sesión, un apresurado Maximiliano Abad pidió llamar a votación, a lo que el presidente de la Cámara, Manuel Mosca, accedió sin dudar. En el macrismo, sólo el diputado Marcelo Daletto se animó a defender brevemente la ley.

La ley de María Eugenia Vidal ingresó recién el martes pasado a la Legislatura y Cambiemos esquivó discutirlo, al igual que hizo con el resto de las leyes del paquete que el Ejecutivo envió para este fin de año de sesiones extraordinarias.

La jornada había comenzado con la Legislatura vallada y fuertemente custodiada por un ostentoso operativo de ochocientos efectivos de la Policía bonaerense que impidió la circulación por las calles adyacentes. Lo mismo hizo Cambiemos en cada una de las sesiones extraordinarias que convocó para aplicar sus leyes de ajuste.

En la Plaza San Martín, el gremio La Bancaria se concentró tras una numerosa movilización y estuvo acompañado por estatales y docentes bonaerenses, quienes ven con malos ojos el avance sobre las jubilaciones de los bancarios, como posible punta de lanza para que Vidal arremeta contra la caja del Instituto de Previsión Social (IPS).

La jornada comenzó en la Cámara Baja. Allí la ley fue aprobada con los 44 votos a favor del bloque de Cambiemos y 4 en contra del de legisladores que responden a intendentes peronistas. Durante la sesión antes de la votación, los diputados de la oposición en su conjunto decidieron levantarse de sus bancas. Desde los bloques Unidad Ciudadana-FpV, Frente Renovador (UNA), Peronismo Kirchnerista y parte de los bloques PJ-Unidad y Renovación y Convicción Peronista, apostaron a no darle quorum a la ley de la gobernadora por considerar que avanzaba contra los derechos de los bancarios, al igual que el recorte a los aumentos de los jubilados que sancionó en la mañana de ayer el Congreso de la Nación.

en la Cámara Baja la ley fue aprobada con los 44 votos a favor del bloque de Cambiemos y 4 en contra del de legisladores que responden a intendentes peronistas.

Pero la estrategia de la oposición se vio frustrada porque tres diputados de los siete del bloque del PJ-Unidad y Renovación –Federico Otermín, Fabiana Bertino, Marisol Merquel, que responde al intendente de Saavedra, Hugo Corvatta, y que preside el bloque–, y Alejandra Martínez, de Convicción Peronista, le dieron quorum al oficialismo.

Así como el presidente Macri contó con los votos de los legisladores nacionales que responden a los gobernadores, la gobernadora Vidal tuvo el quorum de estos diputados provinciales provenientes del grupo de intendentes del PJ bonaerense.

En un primer momento, la sesión estuvo marcada por el repudio de la oposición a la decisión del gobierno nacional que nuevamente utilizó a la policía para reprimir a los manifestantes en las protestas del lunes contra la reforma de ajuste previsional. Legisladores kirchneristas, massistas, peronistas y de izquierda denunciaron el violento accionar de las fuerzas de seguridad.

“Estamos en un país donde existe una peligrosa violencia institucional, lo que presenciamos ayer [por anteayer] tiene que preocuparnos”, dijo durante la sesión la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana-FpV, Florencia Saintout.

“Este Estado de derechos golpeados, cada vez más recortado, que no reconoce derechos ni los respeta, es lo que nos hace pensar que estamos en una Argentina que ha duplicado su desigualdad”, dijo la diputada kirchnerista en referencia a la aprobación de la ley de ajuste nacional para los jubilados.

Diputados del massismo se sumaron a los cuestionamientos por la represión y la ley de recorte a jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH. “Fue un ajuste, no una reforma”, dijo el diputado Jorge D’ Onofrio, quien agregó que la ley “fue un avasallamiento hecho a espaldas del pueblo”.

Críticas de la oposición

La ley que modifica las condiciones de jubilación para los trabajadores del Bapro fue duramente criticada por Florencia Saintout, Miguel Funes, Walter Abarca, Susana González, Mariano Piendo, Carlos Moreno y Lucía Portos de Unidad Ciudadana; por Lisandro Bonelli, Pablo Garate y Jorge D’ Onofrio del Frente Renovador; y por Guillermo Kane, único representante en Diputados del Frente de Izquierda.

Además de extender de los 57-60 a los 65 años la edad jubilatoria, la ley de Vidal para los bancarios bonaerenses reduce la tasa de sustitución del 82% al 60%, cambia la movilidad jubilatoria, sujeta de ahora en más a las modificaciones de la reforma previsional de Macri, y establece una nueva fórmula para calcular el beneficio: hasta ahora se tomaba en cuenta el mejor sueldo percibido, pero el nuevo régimen establece un promedio salarial de los últimos diez años.

Saintout cuestionó que el oficialismo no haya dado a conocer las modificaciones que había anunciado. “Creo en la posibilidad de dialogar y llegar a acuerdos, pero evidentemente este gobierno tiene una violencia que le da justamente la suma de tanto poder”, afirmó.

Saintout: “Creo en la posibilidad de dialogar y llegar acuerdos, pero evidentemente este gobierno tiene una violencia que le da la suma de tanto poder”.

Miguel Funes, por su condición de trabajador bancario, fue quien llevó a cabo la intervención más larga. Hizo una fuerte defensa de la caja del Banco Provincia y de sus trabajadores y pidió retrotraer la ley a comisión para introducir cambios que los bancarios habían propuesto. “Nadie pudo estudiar esta ley tan importante, fue inconsulta”, señaló.

Mientras Funes hablaba, los diputados de la oposición se levantaron de sus bancas, tal como había propuesto Guillermo Kane del FIT y Facundo Tignanelli de Unidad Ciudadana, pero no llegaron al número necesario para echar atrás el quorum.

Desde el Frente Renovador, Lisandro Bonelli dijo que “el proyecto de ley está en contra de los futuros jubilados”, y cuestionó: “¿Qué necesidad había de tratar el proyecto a las corridas, sin que haya labor ni comisión?”. Desde el mismo bloque, Pablo Garate dijo que “no hay un solo cambio que favorezca a los trabajadores”, y agregó que “esta ley garantiza la paulatina quita de derechos a los demás trabajadores” bonaerenses.

Desde el oficialismo, Marcelo Daletto fundamentó la ley en que es la única solución para combatir el déficit de la caja previsional y dijo que esa cifra es de 6 mil millones de pesos. Sin embargo, no hizo mención a la propuesta de los gremios bancarios para hacer la reforma con modificaciones para que no perjudique a los trabajadores.

Desde Unidad Ciudadana no faltaron las acusaciones a los diputados peronistas que le dieron quorum a Cambiemos. “Que vayan a leer de nuevo al doctrina [peronista]”, dijo Santiago Révora.

En el Senado

Tras la media sanción, el Senado aprobó la ley. Fue un trámite veloz. En la Cámara Alta, al momento de la votación había 43 presentes y 3 ausentes, por lo que los dos tercios de los votos necesarios bajaron de 31 a 29. Con eso le alcanzó al vidalismo: la ley fue aprobada por los 29 senadores de Cambiemos, que no necesitó alianzas. Los restantes 13 votos fueron negativos.

Además de la ley de los bancarios, se aprobaron la ley de derogación de las jubilaciones de privilegio para exgobernadores, vicegobernadores y legisladores de la provincia, el único proyecto que había sido votado por unanimidad en la Cámara Baja, y las modificaciones a la Ley de Cooperativas.

Reforma en el Bapro: cómo afecta a los jubilados