El juez jujeño Pablo Pullen Llermanos dispuso el traslado de Milagro Sala a la casa de El Carmen, donde la dirigente social pasó alrededor de un mes con prisión domiciliaria. La medida busca obedecer lo dictaminado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), que ordenó al Estado nacional que adopte, antes del 15 de diciembre, medidas de protección para garantizar la vida, integridad personal y salud de Milagro, como la restitución del arresto domiciliario o algún régimen de libertad controlada (como la retención del pasaporte) que no vulnere sus derechos.

La orden había sido ratificada el 6 de diciembre por la Corte Suprema de la Nación, quien intimó a las autoridades de Jujuy a cumplir “con urgencia” la medida de la CorteIDH, que en su resolución del 23 de noviembre había hecho hincapié en que, en caso de que se opte por una prisión domiciliaria, “deberá llevarse a cabo en su residencia o donde habitualmente vive”.

La aclaración que también tomó el tribunal argentino no es casual. Desde el 31 de agosto al 26 de septiembre, la dirigente de la Tupac estuvo bajo prisión domiciliaria en la casa de la localidad de El Carmen, que no era su domicilio y que Pullen Llermanos había convertido en una prisión: la rodeó con un alambre de púas perimetral, dieciséis cámaras de vigilancia 360, y estableció un puesto de control y vigilancia de Gendarmería Nacional y uno de la Policía de la provincia. 

Además, impuso medidas restrictivas, similares a las de un penal, por las cuales sólo los familiares directos pueden permanecer con ella (y se les controlarán los teléfonos y tablets), mientras que el resto de las visitas sólo puede ingresar tres días por semana, en grupos de cuatro personas, en un horario restringido.

Según explicó a Contexto Elizabeth Gómez Alcorta, abogada de la dirigente social, “la resolución es idéntica a la que (el juez) había dictado cuando ordenó las medidas cautelares la Comisión Interamericana”.

“La resolución es una vergüenza. La Comisión Interamericana había dicho que esas restricciones que había puesto Pullen Llermanos a la domiciliaria evidenciaban el hostigamiento al cual veníamos haciendo referencia, y en esta ocasión el juez repite exactamente las mismas restricciones”, explicó Gómez Alcorta.

Desde la defensa de Milagro van a informar “el cumplimiento parcial” de la resolución, al tiempo que el CELS hará lo propio ante la Corte Interamericana, a la espera de que ambos organismos revean lo resuelto por la Justicia jujeña.

Milagro Sala: “Me trasladan de una cárcel a otra cárcel”

Esas fueron las primeras palabras de la presa política jujeña tras la orden de traslado del juez que pretende cumplir la orden de la CorteIDH. “Es sorprendente que se caguen en todo”, dijo, y afirmó: “nuevamente violaron las órdenes de la Corte Interamericana”.

Apenas fue trasladada, Sala mantuvo una comunicación telefónica con #LaGarcía, donde apuntó al gobernador Gerardo Morales y la presidenta del Supremo Tribunal de Justicia de Jujuy, Clara “Titina” Langhe de Falcone.