Los sindicatos municipales de la provincia de Buenos Aires se declararon en “alerta y movilización” tras denunciar que el intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo (Cambiemos), incumple el Convenio Colectivo de Trabajo con los trabajadores municipales de General Pueyrredón.

En una carta documento, el secretario general de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), Rubén García, denunció “el incumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo firmado en el marco de la Ley 14.656”. El Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) marplatense integra la federación.

En ese texto, el dirigente municipal cuestionó la derogación del Decreto 2681/17 y afirmó que esa medida adoptada por Carlos Arroyo es de “absoluta ilegalidad” porque vulnera “el derecho a la licencia gremial paga establecida en el marco de la autonomía colectiva, de la voluntad de las partes signatarias de dicho convenio”.

Esta postura de Carlos Arroyo contra los municipales es costumbre durante su gobierno. En reiteradas ocasiones el intendente también incumplió el Convenio Colectivo de Trabajo con la modalidad de pagar sueldos en cuotas. El último caso fue en noviembre, cuando demoró el pago de los sueldos y los municipales realizaron paros. La relación quedó tensa y ahora se vuelve a encender.

Desde Fesimubo agregaron que “los incumplimientos por parte del Ejecutivo acarrean graves daños y afectan los principios de la libertad sindical y buena fe”. Por esto intimaron “en su condición de intendente municipal a derogar en un plazo de 24 horas el ilegal Decreto 2681/17 y a cumplir con el Convenio Colectivo de Trabajo”.

“los incumplimientos por parte del Ejecutivo acarrean graves daños y afectan los principios de la libertad sindical y buena fe”

En diálogo con Contexto, Rubén García afirmó que el accionar de Arroyo es una agresión en contra de los trabajadores. “El intendente ha incumplido sistemáticamente el Convenio Colectivo de Trabajo, en contra de las normas internacionales y de la Ley 14.656”, que norma la actividad de los municipales en la provincia.

García agregó que desde Fesimubo también enviaron una carta al ministro de Trabajo provincial, Marcelo Villegas, para que active soluciones al conflicto porque “su cartera es el órgano convocante para solucionar este tipo de conflictos”, dijo el gremialista.

En caso de que Arroyo no dé marcha atrás y cumpla con el Convenio Colectivo, García afirmó que van a profundizar y extender a nivel provincial las medidas de fuerza e incluso acudir a la Organización Mundial del Trabajo (OIT) para denunciar la violación del Convenio Colectivo de Trabajo.

El mal momento de Arroyo

Además de sus declaraciones inoportunas que le han generado problemas con la gestión de María Eugenia Vidal, Arroyo ha recibido fuertes críticas por sus problemas para administrar su gobierno. De hecho, la gobernadora los escondió durante la campaña oficial para las elecciones legislativas de octubre, en las que Cambiemos logró un gran caudal de votos en Mar del Plata.

El municipio no logra resolver el conflicto de la recolección de basura. Ayer la ciudad, al igual que la semana pasada, amaneció con las bolsas de residuos sin levantar.

El sindicato de Camioneros decidió no hacer la recolección callejera porque no cuentan con garantías de seguridad en el predio de disposición final donde se arrojan las bolsas, debido a que la policía se retiró del lugar en disconformidad con el pago que perciben. El municipio recurrió a la seguridad privada, que no pudo traer soluciones a los problemas que hay en el interior del predio con los cartoneros. Los municipales también están involucrados porque exigen condiciones de salubridad.

En una conferencia de prensa que dieron días atrás referentes de los gremios involucrados, Camioneros, Uocra y el STM, cuestionaron el manejo político de Arroyo y afirmaron que “no podemos tener la ciudad repleta de basura por no tener tres policía por turno”.

En declaraciones a los medios locales, el secretario general del Sindicato de Empleados Municipales, Antonio Gilardi, apuntó contra el intendente por la falta de recolección de basura.

“El marplatense paga un impuesto que debe ser retribuido con los servicios correspondientes. Esto de que hace cinco días que no hay recolección de basura es una responsabilidad pura y exclusiva del intendente Carlos Arroyo”, afirmó Gilardi.

“Que Arroyo se ponga los pantalones largos, que se reciba de una buena vez de intendente, cosa que dudo por su escasa capacidad, y que haga lo que tiene que hacer, que ponga las cosas en orden”, disparó el gremialista.