Por Agustín Caballero y Tomás Sánchez

Culturalmente, el fútbol es un escenario de disputa donde la fuerza y la guapeza juegan un papel principal. Siguiendo la lógica que gira en torno al deporte más popular y practicado del mundo, se cree que una mujer, por cualidades físicas y de carácter, no puede practicarlo. Mucho menos un hombre que no sea heterosexual. Por eso la SAFG viene a intentar arrancar de raíz ese pensamiento hegemónico y patriarcal.

La Selección de Fútbol Gay nació en 2007 con la iniciativa de Cristian Paré, uno de los fundadores y actualmente el capitán del equipo. Tiene una comisión directiva conformada por catorce miembros, cuarenta jugadores y un cuerpo técnico integrado por tres personas. Según Paré, la selección nació con la idea de hacer un llamado de atención a la sociedad para que vea que no aceptar a los homosexuales en un ámbito deportivo es un error, y se aferra a que los que conforman el seleccionado sean fuertemente participes de este cambio para lograr el objetivo de la inclusión pese a su orientación sexual, de romper con ese “imaginario de orden”, como si fuera el único camino posible, como algo natural.

Si bien el enfoque y el objetivo principal es lograr el impacto y la concientización en la sociedad y el ambiente del fútbol en general, el desarrollo deportivo fue más que positivo y lograron cosechar tres campeonatos del mundo: 2008, 2010, 2012. El ultimo logro mundialista fue este año, en Miami, donde “Los Toros” tuvieron un excelente rendimiento ganándole a equipos de renombre oriundos de México, Australia, Estados Unidos, Inglaterra, obteniendo resultados de hasta 8 a 0 a favor. La final la disputaron frente a Seattle, donde ganaron por 1 a 0.

“Actualmente no estamos reconocidos por AFA, pero sí por el Estado Nacional, Deportes y la Confederación de deportes de Argentina”, afirma Paré. La SAFG logró un acercamiento concreto con la Asociación de Fútbol Argentino en 2014, ya que no disponen de un lugar para entrenar. En ese entonces, Julio Grondona era la máxima autoridad y las charlas fueron fructíferas. Sin embargo, después de la muerte del mandatario, asumieron nuevas autoridades que decidieron no seguir con el diálogo y le cerraron la puerta a Los Toros. El reflote se dio este año. Con la asunción de Chiqui Tapia y compañía en la AFA, las charlas volvieron a darse y el pedido de los jugadores y la dirigencia es concreto: la SAFG quiere un espacio para practicar y el apoyo de los dirigentes más importantes de la AFA para realizar campañas de concientización en los clubes, y principalmente apuntan a los grandes porque es donde se concentran las masas.

“Ayer, hoy y a futuro los jugadores de fútbol nos sentiremos discriminados por lo machista que es la cultura del fútbol”, declara Paré cuando es consultado por episodios de discriminación, dejando en evidencia el pensamiento de rechazo y negación que gira en torno a los distintos géneros en el mundo futbolístico. Pero afirma: “Hoy podemos decir que estamos más incluidos por haber ganado el mundial, más siendo un torneo internacional y quedar en lo más alto del podio”.

En este contexto, el capitán deja un claro mensaje: “No hay diferencia alguna, lo único que podemos encontrar es que los jugadores homosexuales no ocultan sus orientaciones”.

La diferencia en comparación con el fútbol que consumimos diariamente (masculino y profesional o amateur, futsal, etcétera) también se ve reflejada en el rédito económico que cosechan los jugadores en las competiciones. Paré fue contundente: “Es imposible vivir del fútbol en esta selección; todo el trabajo es a pulmón y dejando muchísimo tiempo en este proyecto, lo hacemos con mucho placer y nos da una satisfacción inmensa lograr el objetivo más allá de lo económico”.

Repasando la agenda de la SAFG, el capitán confirmó que el próximo evento en el cual van a participar es el “Gay Games 2018” en Francia. La selección argentina buscará representar de la mejor manera a la nación y seguir cosechando logros.