Este miércoles comenzó en Estambul (capital de Turquía) la Cumbre Extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI). Los países miembros emitieron una comunicado en rechazo a la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de trasladar la Embajada norteamericana a Jerusalén y así reconocer, de facto, la Ciudad Santa como capital de Israel.

La decisión de Trump recibió duras críticas de la Organización de Naciones Unidas (ONU), ya que viola las resoluciones del Consejo de Seguridad.

La Unión Europea, gran parte de los países de América Latina y el Caribe también rechazaron la medida del mandatario norteamericano.

A todo ese cúmulo de rechazo se sumó el repudio de los 57 países miembros de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC) y los 120 Estados integrantes del Movimiento de Países No Alineados (MNOA).

Durante la Cumbre de la OIC, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que “los países europeos tienen que dejar de someter a la retórica de Israel de no reconocer a Palestina”. “Estados Unidos se mantiene al lado de quienes hacen imposible la paz, no de aquellos que la desean”, remarcó el mandatario.

Por su parte, el presidente de Palestina, Mahmoud Abbas, remarcó que “la declaración del presidente Trump de que Jerusalén es la capital de Israel y la instrucción de mover la Embajada de Estados Unidos a esta ciudad va contra el derecho internacional, viola la ley internacional y todos los acuerdos suscritos, especialmente las resoluciones del Consejo de Seguridad”. “Jerusalén es y siempre será la capital de Palestina”, sentenció Abbas.

En la misma línea, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en su rol de representante del Movimiento de Países No Alineados, aseguró que los 120 países que integran ese espacio “expresan, una vez más, la grave preocupación por las continua violaciones perpetradas por Israel, la potencia ocupante del territorio palestino”.

“Los 120 Estados miembros del Movimiento de Países No Alineados expresamos la grave preocupación tras las declaraciones y los planes anunciados por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el pasado 6 de diciembre de 2017, al transferir su embajada en Israel a la ciudad de Jerusalén”, agregó

Luego señaló que “tales acciones provocativas, en desacato a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, aumentarán aún más las presiones en terreno con potenciales repercusiones de gran alcance”.

Por último, Maduro remarcó que “el Movimiento de Países No Alineados expresa su histórico apoyo y solidaridad con la justa lucha del pueblo palestino, así como su firme compromiso de seguir apoyando al heroico pueblo palestino en su afán por lograr sus derechos inalienables y sus legítimas aspiraciones nacionales. Incluido su derecho a la autodeterminación, a la libertad y a la independencia en su Estado de Palestina con Jerusalén Oriental como su capital, lo cual es vital para el establecimiento de una paz justa, integral y sostenible”.