En la antesala de la votación de la reforma previsional en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación, el gobierno nacional desplegó un megaoperativo policial militarizando la zona para recibir con represión a los movimientos sociales que se movilizaron el día de ayer en repudio a las reformas laboral, impositiva y previsional.

Bajo la consigna “Sin tierra, techo y trabajo, la reforma es contra los de abajo”, la marcha convocada por la Confederación de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie, con el apoyo de las CTA, la Corriente Federal de los Trabajadores y ATE, congregó a alrededor de 150 mil personas que movilizaron desde Constitución hasta la Avenida 9 de Julio, donde montaron un escenario para la ocasión.

Promediando el cierre de los discursos de los referentes de las diferentes organizaciones sociales, alrededor de veinte camiones de Gendarmería Nacional pasaron por detrás del escenario camino al Congreso, donde culminaría la marcha con un acampe a modo de vigilia a la votación de la reforma previsional.

De esa forma, cual despliegue bélico, Gendarmería y Prefectura, las cuestionadas fuerzas de seguridad de la ministra Patricia Bullrich, se apostaron impidiendo el paso de las organizaciones que de forma pacífica llegaban al Palacio Legislativo. Con camiones hidrantes, perros y palos, comenzó la represión que terminó con heridos –entre ellos, diputados nacionales– y dos detenidos.

“El gobierno está tratando de infundir miedo. Recién pasaron veinte camiones de Gendarmería. Pero nosotros peleamos con amor: lo que le planteamos a nuestro pueblo es que hay que salir a las calles a manifestarnos pacíficamente. Nosotros somos los que más interés tenemos por la paz social. El gobierno la tendría que garantizar y no la está garantizando”, había dicho a este medio Esteban “Gringo” Castro, referente de la CTEP.

“Las movilizaciones son masivas. El gobierno está decidido con estas leyes que atentan contra la vida y la seguridad de los más pobres; está decidido a reprimir con balas como lo hizo con Rafael Nahuel”

“Las movilizaciones son masivas. El gobierno está decidido con estas leyes, que son leyes genocidas que atentan contra la vida y la seguridad de los más pobres de la Argentina; está decidido a reprimir con balas como lo hizo con Rafael Nahuel”, agregó Castro, quien celebró la unidad de los trabajadores en las calles.

Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, consideró en diálogo con este medio que “este tipo de reformas es para sacarnos nuestros derechos, flexibilizar y precarizar más el trabajo”. El referente de la CCC consideró que “el gobierno nacional quiere aprobar en una sesión, teniendo una simple minoría, sin consultar a los trabajadores”, y adelantó que las organizaciones van a seguir en las calles. En caso de que las reformas sean aprobadas, buscarán su derogación.

Entre los puntos más cuestionados del ajuste previsional de Cambiemos está la modificación de la fórmula de actualización de los haberes, contemplando aumentos sólo por inflación. De esta manera, se dejaría de lado el sistema actual de dos subas por año teniendo en cuenta la evolución de los salarios y el incremento de la recaudación, así como también las particularidades de los jubilados. Esto implicaría una pérdida de su poder adquisitivo.

“Es un golpe mortal a la calidad de vida de los jubilados. Con esto los terminan de hundir”, dijo a Contexto Pablo Michelli, secretario general de la CTA Autónoma. “Estamos pidiendo que no se voten las leyes: ninguna de las tres. Se está exigiendo que haya mejoras y no retrocesos para la Asignación Universal por Hijo, que haya trabajo digno y que haya posibilidad de que se pueda vivir sin represión y persecución a los que pensamos distinto”, agregó el referente sindical.

Su par de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, consideró en tanto que “el pueblo decidió frenar en la calle el ajuste y está demostrando que estamos dispuestos a luchar por nuestra dignidad”. El diputado electo de Unidad Ciudadana llamó a realizar una masiva movilización hoy “para generar presiones sobre aquellos legisladores que todavía tienen un milímetro de conciencia y responsabilidad frente a su pueblo, para que no levanten la mano para votar esta política de ajuste del gobierno”.

Sergio Palazzo, titular de la Asociación Bancaria y referente de la Corriente Federal de Trabajadores, calificó la marcha como “una consolidación de un espacio de oposición a las políticas de este gobierno de ajuste que tenemos entre los trabajadores formales y los de la economía informal”.