Por Isabel “Chabela” Peysse

Con personalidades del mundo periodístico y analistas de la comunicación como Daniel Rosso, Martín Granovsky, Alejandro Apo, Javier “El Profe” Romero, David “Coco” Blaustein (cineasta), representantes del mundo académico como Claudia Villamayor (UNLP) y sindicales como Carlos De Feo (Sec. Gral. de CONADU), Héctor Amichetti (Sec. Gral. de FGB-Gráficos), de áreas de prensa y comunicación sindicales como Valeria Taramasco (ATE Capital), Elisa Semino (SUTEBA) y Enrique Rosito (Prensa Subte), entre otros, se está consolidando un espacio de comunicación sindical en unidad para enfrentar este tiempo político adverso fundamentalmente para trabajadores y trabajadoras y sectores más vulnerables de la sociedad en general.

En el primer encuentro realizado en la sede de SUTEBA/CTERA de la calle Piedras, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, este espacio de unidad fue tomando forma con la definición del fortalecimiento de una estrategia de comunicación integral.

El analista y periodista Daniel Rosso dijo en esa oportunidad que “tenemos que ver cómo garantizar medios para poner a circular discursos plurales y múltiples. Tenemos un sistemita de medios asfixiados (Tiempo Argentino, Página/12 y medios populares, alternativos), a los que les cuesta sostenerse”.

En el mismo panel, Martín Granovsky aportó que “no se puede pensar sólo en la manipulación. Hay una ofensiva antisindical con operaciones simbólicas desde afuera. Necesitamos generar empatía porque lo sindical suena a corporativo… y los grupos de derecha buscan ciclos de treinta años para sostenerse en el tiempo. Por eso van por la identidad gremial y sindical”.

La radio abierta realizada durante la masiva concentración de trabajadores del 29 de noviembre pasado en el Congreso de la Nación en rechazo a la reforma laboral, previsional y tributaria propuesta por el gobierno de Cambiemos que encabeza Mauricio Macri fue una expresión más de esta voluntad de unidad entre sindicatos, medios populares, sindicales, comunitarios y alternativos, en pos de una estrategia integral de comunicación que, desde la unidad de lxs trabajadorxs, es capaz de transformar y promover en la sociedad discursos que enfrenten al armado desde el poder de los medios concentrados y la política de la derecha en el gobierno, que excluye cada vez más a quienes debe incluir.

El segundo encuentro de este espacio de comunicación sindical en unidad se realizó en la sede del Sindicato Argentino de Manufactura del Cuero, ubicado en la calle Leopoldo Marechal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí hubo expresiones diversas en continuidad con la consolidación de lo planteado en el primer encuentro, con fuerte acento en el aporte de la Universidad y los espacios sindicales vinculados con ella y los gráficos, entre otros participantes del segundo panel.

Claudia Villamayor, de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, dijo que “la iniciativa de los dos encuentros ya plantean una estrategia de comunicación”, y que por eso mismo “se hace urgente trabajar más sistemáticamente”.

La Universidad tiene mucho que aportar a los trabajadorxs en este tiempo. “Hay que trabajar hacia el interior de los sindicatos esa mirada de estigmatización que está en la familia de los sindicalizados. Estamos adentro del problema”, dijo.

También destacó la importancia de la batalla cultural asociada a la batalla sindical. Mientras que el cineasta David “Coco” Blaustein dijo que “vienen por los gremios, la cantidad y el salario de lxs trabajadorxs”. Y destacó que es importante que “cada gremio pueda producir una propia historia. Construir esa posibilidad de armar un relato sobre la historia del gremio”.

Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense, destacó que “la comunicación sindical se da en dos planos: la comunicación hacia adentro (en el servicio al afiliado) y la construcción de poder que confronta al poder de la oligarquía, coincidiendo en que es necesaria la construcción de una estrategia de comunicación que rescate un programa común de la CGT, que es lo que debatimos en la Corriente Federal de los Trabajadores. Y tenemos una cantidad de medios populares para fortalecer y fortalecernos en ese sentido… Es muy importante que el contenido de lo que tenemos que comunicar nos una, porque nos va ganando la lógica del proyecto oligárquico, ya que no hay posibilidad de reactivación del país si estamos sometidos al pago de la deuda externa”.

En el mismo panel, Carlos De Feo, secretario general de CONADU, destacó la importancia de la comunicación en el proyecto político que podemos expresar y reforzó la idea de que “tenemos que tener una discusión sobre el uso de los medios, ya que los trabajadores tenemos una ventaja que es manejar un lenguaje que compartimos; somos capaces de compartir desde nuestros medios. Es importante trabajar la comunicación, y los sindicatos tienen que fortalecerla y fortalecerse. No es cuestión de técnica de la comunicación. Hay que discutir el proyecto político, que es donde van a estar los ejes de la comunicación. Demostrar el proyecto político para expresar la estrategia de comunicación”, dijo.

Hacia el final, y como condición de continuidad hacia la estrategia de unidad en la comunicación sindical, el panel reunido destacó que “son necesarias las estrategias de formación al interior del sindicato desde la producción de contenidos. Somos parte de lo que hay que transformar, cambiar las formas de interactuar. No hicimos un seguimiento de los servicios que ofrecíamos. Hay que descentrar el enamoramiento de las propias cosas que hacemos. Resulta indispensable un trabajo sistemático en comunicación de los sindicatos, desnaturalizando nuestras propias miradas al interior de nuestros sindicatos”, en palabras de Claudia Villamayor.

Ya se realizaron dos encuentros y una radio abierta común. La cita quedó planteada. El camino se transita en unidad entre los gremios, las Universidades y medios populares y comunitarios convocados para transformar una realidad que hoy es adversa para el sector más dinámico de la sociedad, los trabajadores y los vulnerables y desposeídos que pelean por la defensa de sus derechos y merecen un buen vivir.