Un centenar de estudiantes marcharon ayer por las calles del centro platense hacia el rectorado de la Universidad Nacional de La Plata para plantear las principales preocupaciones del sector de cara al presupuesto 2018, que se debatirá hoy en el Consejo Superior de la casa de estudios.

La manifestación fue convocada por la Federación Universitaria de La Plata (FULP), que dejó en claro que el gobierno “prepara un plan de ajuste” que los estudiantes advierten que deberán enfrentar “en las calles, resistiendo”.

La FULP hizo públicos en sus redes sociales los números que obtuvieron del presupuesto para el año próximo y que consideran “insuficiente”: “El Presupuesto total para 2018 se sitúa en $ 6.433.305.573. Esto representa un aumento del 26% respecto del año pasado, es decir, apenas por encima de la inflación anual de 2017. El año pasado el aumento se ubicó en un 45%”.

En diálogo con Contexto, el presidente de la Federación, Mateo Compagnucci, expresó: “La finalidad de esta marcha es de acercarle a las autoridades de la Universidad las principales reivindicaciones que defendemos los estudiantes. Mañana se vota el presupuesto 2018, que plantea un aumento un 19% menor que el del año pasado. En esta coyuntura de condiciones económicas desfavorables, vemos muy preocupante la situación”.

La movilización, que incluyó la participación de organizaciones estudiantiles como La Mella y MILES, contó con el acompañamiento de centros estudiantiles de Facultades como Bellas Artes, Trabajo Social y Psicología, entre otras.

“Vemos que el gobierno, con una perspectiva netamente neoliberal, entiende la educación como un servicio y no como un derecho. Esto viene de la década de los noventa. Tenemos ese marco y no podemos permitirlo. La educación, como tantas otras áreas, es clave. El Estado nacional tiene la responsabilidad de garantizar presupuesto para que los estudiantes tengan un futuro”, agregó Compagnucci.

Además del acompañamiento del sector estudiantil, el gremio de docentes universitarios ADULP también brindó su apoyo a la movilización, mientras enfrenta una discusión paritaria que será evaluada en febrero y podría determinar el inicio o no del ciclo lectivo.

El referente del sector, Octavio Miloni, dijo a este diario: “Se reducen becas y apoyo social al estudiantado, más el ajuste en otras políticas universitarias, nos lleva a preocuparnos por esta situación. Hay chicos que dejan sus estudios universitarios porque están empezando a necesitar trabajar para mantener a la familia. El próximo será un año de mucha lucha”.

Según reflejan los datos divulgados por la Federación, del total de presupuesto estipulado, “el 88,5% corresponde a gastos en personal, lo que deja apenas un 11% ($716.683.685) para gastos en Bienestar, Investigación, Extensión, etc., siendo el restante (0,5%) destinado a servicios de deuda”.

A su vez, se destina a la Prosecretaría de Bienestar Universitario “el monto de $69.428.037. Esto es un 1% del total del Presupuesto, de donde debe financiarse el Comedor, el Albergue, las Becas Estudiantiles y demás política de la UNLP orientadas a la inclusión de más estudiantes en las aulas. Asimismo, se establece un aumento menor al del año pasado en el área, teniendo en cuenta que para el período 2017 se estipuló un aumento de $14.399.890 (35% respecto de 2016), y para el próximo año se aumenta sólo $13.885.607 (10% menos que el año anterior). De este aumento, alrededor del 60% se destina al mantenimiento del Comedor Universitario”.

El texto continúa con los recortes previstos en otras áreas de interés, como la Prosecretaría de Derechos Humanos ($900.000), la Secretaría de Ciencia y Técnica ($75.244.795), la Secretaría de Extensión Universitaria ($9.504.730) y la Secretaría de Arte y Cultura ($3.750.000).

Según informó la FULP, dentro de lo presupuestado para Personal se toman en cuenta 13.787 cargos docentes (de diferente dedicación). Dentro de esto, la tabla salarial oscila entre $3.700 para los cargos de menor jerarquía hasta $32.700 para docentes titulares exclusivos. Además, se presupuestan 112 cargos de autoridades superiores (decanos, secretarios, presidencia, etc.), donde los mayores salarios superan los $60.000”.