Tras la decisión del juez federal Claudio Bonadio, la senadora Cristina Fernández de Kirchner brindó una conferencia de prensa junto a legisladores del Frente para la Victoria en la que apuntó con fuertes críticas al gobierno nacional.

“Estos hechos vulneran el Estado de derecho. No hay causa, no hay delito. Bonadio, el gobierno y Macri lo saben”, dijo la expresidenta. “Macri es responsable de una organización política y judicial para perseguir a la oposición”, denunció, y advirtió que se trata de una causa inventada, con hechos que nunca existieron.

La respuesta llegó luego de que el juez oficialista avanzara hoy con las detenciones de Carlos Zannini, Héctor Timerman, Luis D’Elía, Fernando Esteche, al tiempo que pidió el desafuero para la posterior detención de la hoy senadora Kirchner por la firma del Memorándum con Irán, en el marco de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

En la misma resolución, como parte de la persecución al arco opositor, Bonadio dispuso procesar sin prisión a los exfuncionarios Oscar Parrilli y Angelina Abbona, y al diputado nacional Andrés “Cuervo” Larroque. Todos ellos bajo los delitos de “traición a la patria” y “encubrimiento agravado”.

El magistrado retomó la denuncia del fiscal Nisman, quien planteó que atrás del Memorándum estaba la intención de encubrir a los presuntos autores intelectuales del atentado a la AMIA –entre ellos, exfuncionarios de Irán– a cambio de relaciones comerciales favorables para Argentina.

La senadora consideró la insólita acusación de traición a la patria que lleva adelante Bonadio como “un insulto a la inteligencia de los argentinos”, quienes saben que “no hay traición, porque en definitiva la única traición es no respetar la Constitución”.

En un contexto en el que se debaten reformas de ajuste, la expresidenta señaló que la decisión del juez federal “es una cortina de humo” para “tapar las políticas económicas” que golpean a los argentinos, al tiempo que buscan “generar temor” y “provocar a la oposición”.

“No quieren que nuestra voz esté en el Senado denunciando cómo destruyen las conquistas del pueblo y los trabajadores. No nos vamos a callar, no nos vamos a asustar y no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo. Tampoco nos vamos a dejar provocar; vamos a defender en el Senado y en el Congreso a todos los argentinos y argentinas”, agregó la expresidenta, quien no descartó recurrir a organismos internacionales.

“Quiero decirle al gobierno y al presidente Macri que la campaña electoral terminó en octubre. Argentina necesita respuestas a los problemas que tienen millones de argentinos”, dijo la senadora.

De cara al proceso de desafuero que pidió el juez al Senado de la Nación, la expresidenta solicitó a los legisladores de la Cámara alta que se pronuncien en “la necesidad de custodiar los derechos de las grandes mayorías nacionales”.

“Si durante dos años sin fueros no hubo pedido de prisión preventiva, hacerlo ahora es un intento de disciplinamiento”, concluyó Cristina, quien de principio a fin de su conferencia denunció la persecución por parte del gobierno nacional a la oposición.