El viernes 8 de diciembre finaliza la tercera etapa de la “Caravana de la Esperanza” que el expresidente Luiz Inacio “Lula” Da Silva realiza por el sureste de Brasil. Miles de personas lo han recibido y acompañado en cada una de las ciudades que ha visitado y se espera una masiva convocatoria para el cierre, que se realizará en la ciudad de Río de Janeiro.

Este año, tras una monstruosa arremetida mediática-judicial en su contra, Lula lazó su candidatura con miras a las elecciones presidenciales de 2018, y comenzó una gira por el gigante sudamericano.

La primera parte se realizó en agosto, cuando el expresidente recorrió el nordeste brasileño. Luego, en octubre, la segunda parte tuvo como recorrido el estado de Minas Gerais. En esta tercera etapa –que comenzó el lunes 4 de diciembre y finaliza el viernes 8–, recorrerá los estados de Espíritu Santo y Río de Janeiro.

En cada una de las ciudades que visitó durante las tres etapas de la caravana, Lula fue recibido y acompañado por miles de brasileros, la gran mayoría trabajadores, estudiantes, profesores, dirigentes sociales que hoy son víctimas de las políticas que ha implementado el mandatario golpista Michel Temer.

En el cierre de esta tercera etapa se espera una concurrencia realmente masiva.

Lula ya aseguró que, de obtener el triunfo en 2018, revertirá las medidas implementadas por Temer y que han provocado mayor pobreza, mayor desigualdad y que más de 2 millones de brasileños quedaran desocupados.

“Que Temer se prepare, porque me estoy preparando. Si vuelvo a la Presidencia, muchas cosas van a cambiar en este país. Primero, vamos a hacer un referendo revocatorio para cambiar las cosas que fueron desmontadas; segundo, vamos a deshacer esa desvergüenza de privatizar gran parte de Petrobras; tercero, vamos a democratizar los medios de comunicación”, aseguró Lula.

A pesar del constante ataque mediático-judicial, el exmandatario encabeza todas las encuestas de cara a 2018, y algunas aseguran que ganaría en primera vuelta.