Los trabajadores de ATE Neuquén que el jueves fueron reprimidos por la policía provincial se movilizaron ayer hasta las puertas del Hospital Castro Rendón junto a judiciales (Sejun), docentes (Adun) y organizaciones sociales y de derechos humanos para expresar su repudio por “la forma en que el gobernador Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino) decide resolver los conflictos laborales”, y en reclamo por la apertura de un espacio de negociación con la gestión provincial para destrabar el conflicto.

En tanto, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ATE Capital marchó también a la Casa de Neuquén en solidaridad con los trabajadores reprimidos.

“Fue una represión nunca vista, porque fue incluso dentro del hospital”

Tras el asesinato del sábado pasado por parte de Prefectura Naval –que depende del Ministerio de Seguridad de la Nación– de Rafael Nahuel en Villa Mascardi, integrante de la comunidad mapuche, en el marco de una represión, el secretario general de ATE Nequén Carlos Quintriqueo dijo a Contexto que “hay un lineamiento en las políticas represivas del gobierno provincial con las del gobierno nacional”.

“Fue una represión nunca vista, porque fue incluso dentro del hospital”, agregó Quintriqueo. Tanto en Villa Mascardi como en Neuquén, las fuerzas represivas dispararon con balas de plomo.

La movilización, que contó con 18.000 trabajadores, pasó por la Gobernación de Omar Gutiérrez y terminó en el Hospital Castro Rendón. Desde ATE Neuquén confirmaron que durante el fin de semana mantendrán las guardias mínimas para que el centro de salud siga funcionando.

“El gobierno tiene 48 horas para convocar al diálogo o el día lunes discutiremos en las asambleas la profundización del plan de lucha”, señaló Quintriqueo, que también fue uno de los trabajadores reprimidos.

El jueves, la policía neuquina reprimió con balas de goma, de plomo y gases lacrimógenos a estatales del área de salud que se desempeñan en las tareas de limpieza, maestranza y seguridad.

“El gobierno tiene 48 horas para convocar al diálogo o discutiremos la profundización del plan de lucha”

En el marco de un paro que lleva un mes de prolongación, mantenían ocupado el lavadero del hospital en reclamo por negociar sus convenios colectivos de trabajo con el gobierno provincial, un proceso que lleva once años de dilatación. El saldo fue de setenta heridos, tres de ellos internados con severas heridas de bala.

Desde ATE Neuquén denunciaron el violento accionar que llevó a cabo el gobierno de Gutiérrez ante el pedido por mejores condiciones de trabajo, y relacionaron el modus operandi con los gobiernos del exgobernador Jorge Sobisch, cuya policía mató en 2007 al docente Carlos Fuentealba.

“Acá el gobernador ha designado en el Ministerio de Seguridad y Trabajo a quien fue el jefe de Gabinete de Jorge Sobisch cuando asesinaron a Fuentealba”, señaló Quintriqueo, en referencia al funcionario Jorge Lara.

El encargado de resolver el conflicto laboral es el titular de la cartera de Salud provincial, Ricardo Corradi Diez. En un comunicado, desde ATE afirmaron que este ministro es el primero “que no proviene del campo de la salud pública, es propietario de una clínica privada en la provincia y expresidente de la asociación de clínicas privadas de Neuquén”. Y añadieron que “ha realizado acuerdos, como empresario, con la obra social de nuestra provincia (ISSN) y en su actual gestión ha cerrado el servicio de pediatría y dejado sin pediatras a los hospitales”.

Apoyo de ATE Capital

Al mismo tiempo que se movilizaban los estatales de Neuquén, en C.A.B.A. hacía lo propio ATE Capital con una marcha hacia la Casa de Neuquén. Allí, el secretario general adjunto, Manolo Sueiro, trazó una línea entre los mecanismos represivos de los noventa con la actualidad. “Un 4 de abril de 1997 caía bajo las balas de la policía neuquina Teresa Rodríguez, un 12 de abril de 2007 caía bajo las balas de la policía neuquina Carlos Fuentealba, de casualidad ayer no cayó uno de nuestros compañeros de ATE”.

Por su parte, Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, afirmó que el “modelo” de gobierno de Mauricio Macri “no cierra sin represión, por eso hay presos políticos, por eso ayer tres estatales terminaron heridos de gravedad”, y mencionó los casos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. Y agregó: “En Neuquén es en el marco de este mismo contexto en el que están saqueando la salud pública y ocurren estos episodios”.