El 29 de octubre de este año, la comunidad de la Escuela N° 23 de Villa Elvira (7 y 601) amaneció alertada por un feroz incendio en la institución. A pesar de las dos dotaciones de bomberos que actuaron, el fuego avanzó sobre las aulas, techos y paredes, alcanzando el 60% de la escuela. Más un mes después, los 460 estudiantes asisten a los colegios San Jorge y Santa María.

En diálogo con Contexto, Ileana Escudero, directora de la Escuela N° 23, explicó que aún “oficialmente las obras no arrancaron” y no tienen “ninguna novedad al respecto”.

“Lo que a mí me comunicaron es que estarían trabajando en el proyecto, pero no he sido citada ni comunicada oficialmente de nada”, detalló.

Tras el siniestro, además del techo desprendido, cuatro aulas fueron destruidas en su totalidad mientras que las linderas tienen comprometidas su estructura, por lo que también quedaron inutilizadas. Si bien aún no están los informes definitivos, los preliminares arrojaron que hubo cuatro focos de incendio en diferentes puntos de la institución, por lo que se estima que fue intencional.

“lo que nos exigía el reglamento lo garantizamos y lo hicimos. Lo que esperamos del Ejecutivo son las obras lo antes posible”

Durante todo este mes, los alumnos siguieron recibiendo sus clases en los otros colegios gracias al esfuerzo de los docentes, pero el convenio vence el 18 de diciembre, al finalizar el ciclo lectivo 2017. De cara al año próximo, Escudero informó que “las instalaciones de 601 afectadas como están no se podrían usar”, aunque aseguró que “la escuela va a seguir, hay que ver en qué condiciones”.

“La Escuela N° 23 para nuestras familias es un lugar en el mundo, es un lugar de referencia no solo para los chicos, sino también para las familias con las que tenemos una comunicación muy directa”, dijo su directora.

Ante este panorama, los concejales Guillermo “Nano” Cara, Gastón Castagneto y Florencia Saintout exigirán que se reasignen partidas y que el Ejecutivo municipal se haga cargo de la reconstrucción.

“Como equipo docente garantizamos la continuidad pedagógica. Hemos dado muestras a un mes del incendio de que jamás hemos dejado de dar clases”, explicó Escudero. En ese marco, la directora destacó que “lo que nos exigía el reglamento lo garantizamos y lo hicimos. Lo que esperamos del Ejecutivo son las obras lo antes posible”.

“Nosotros sabemos que hay disponibilidad de fondos. creemos que esta es una prioridad”

“Hubo un compromiso de todo el arco oficialista en arreglarla y solucionar el problema”, recordó en diálogo con Contexto el edil Gastón Castagneto, quien esta semana participó de un abrazo simbólico de la institución. “Lo único que se pide es que se cumpla con el compromiso”, agregó.

La discusión de fondo

Desde los sindicatos docentes y de diferentes bloques del Concejo Deliberante vienen advirtiendo que tanto el Fondo Educativo 2016 como el 2017 han sufrido subejecuciones presupuestarias.

En el primero de estos periodos, según evidenció la rendición de cuentas de ese año, fueron alrededor de $55 millones los que no se gastaron. Este año, en tanto, denuncian que de los $190 millones presupuestados prácticamente no se gastó nada, mientras que desde el Municipio señalan que recién en diciembre comenzaría a utilizarse.

Teniendo la Escuela N° 23 destruida, lo que propone el bloque del FpV Nacional y Popular es que se redireccionen recursos para esta institución. “Nosotros sabemos que hay disponibilidad de fondos, sabemos del conflicto de esta escuela y creemos que esta es una prioridad”, sostuvo Castagneto.

“La escuela N° 23 para nuestras familias es un lugar en el mundo, es un lugar de referencia no solo para los chicos, sino también para la familia”

El concejal remarcó que “el conflicto va más allá de la Municipalidad, porque es el gobierno de María Eugenia Vidal quien se debería encargar de resolverlo, pero a las claras no se está haciendo cargo”. Es por ello que proponen que el Fondo Educativo Municipal, que tiene disponibilidad para infraestructura, se destine allí.

Desde el Frente Sindical de Educación –integrando por ATE, AMET, FEB, SOEME, SUTEBA, UDA y UDOCBA–, el cual nace para fortalecer de forma colectiva los diferentes reclamos que atraviesa la educación en el distrito de La Plata, recientemente señalaron en un comunicado que “el incumplimiento del Ejecutivo municipal está dejando en ruinas a las escuelas públicas”.

En declaraciones a Contexto, Fabiana Berardi, secretaría general de UDOCBA La Plata, detalló que “cada vez cuesta más que lleguen a solucionarse los problemas del distrito de La Plata. El 80% de las escuelas no estarían habilitadas para dar clases. Si nos remitimos a las condiciones de higiene y seguridad y a las laborales, hoy las escuelas tienen muchas deficiencias”.