En el día del trabajador previsional, el gobierno nacional avanzó con nuevos despidos en la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES). El lunes, al menos trece previsionales fueron cesanteados, sumándose a los despidos “a cuentagotas” en diferentes UDAI que llevó adelante Cambiemos desde que asumió.

Así, cuando festejaban su día y tenían su propio feriado, empleados de este organismo recibieron los telegramas de despido en sus domicilios. “Fueron despedidos en nuestro día. Es hasta macabro”, dijo a Contexto Fernanda Feriz, delegada de la Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social (APOPS) en la UDAI de Plaza Paso, donde se registró un despido a una trabajadora de planta permanente sin causa justa.

“Justamente el viernes estuve hablando con nuestro jefe y me dijo que le están pidiendo a ellos el listado para señalar a la gente que quieren que no renueve. Me dijo ‘quedate tranquila que yo pedí por todos’. Y ayer me encuentro con esta novedad de que a la compañera le había llegado el telegrama”, relató Feriz.

Ante este panorama, y con el Congreso a punto de tratar importantes reformas, desde APOPS participarán hoy de la movilización convocada por la Corriente Federal de los Trabajadores, la dos CTA y los sindicatos de base de la CGT, al tiempo que el jueves convocan a un paro y una marcha contra la reformas laboral, tributaria y fundamentalmente previsional, la cual catalogan como “ajuste”.

“Lo único que hacen las reformas es perjudicar a los que menos tienen”, consideró Feriz, y agregó que “el último objetivo sería volver a las AFJP (Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones)”.

Entre los puntos más cuestionados de la reforma previsional de Cambiemos está la modificación de la fórmula de actualización de los haberes, contemplando aumentos sólo por inflación. De esta manera, se dejaría de lado el sistema actual de dos subas por año teniendo en cuenta la evolución de los salarios y el incremento de la recaudación, así como también las particularidades de los jubilados. Esto implicaría una pérdida del poder adquisitivo.

Por otro lado, bajo el argumento del “aumento de la esperanza de vida”, el proyecto presentado establece la opción de una extensión optativa de la edad jubilatoria a los setenta años.

Desde APOPS explicaron que el vaciamiento del Fondo de Garantía de ANSES, el traspaso de programas propios a otros organismos estatales, la reducción de beneficiarios, las modificaciones en el sistema de moratorias, entre otras medidas tomadas por Mauricio Macri, buscan poner en crisis el sistema previsional. En ese sentido, advierten que la reforma propuesta va en la misma línea.

En tanto, Carlos Ortega, referente de Secaspfi (Sindicato de ANSES), también mostró su rechazo y llamó a movilizar el 29. “Decir reforma es ser benevolente; es una gran estafa a los trabajadores”, definió el previsional.

“Esta reforma es casi lo mismo que hizo (Fernando) De la Rúa en 2001 al sacarle el 13% a los jubilados, porque no es ni más ni menos que cambiar el sistema de actualización de haberes”, consideró Ortega.