El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, retornó a su país para intervenir en la VII Convención de Alianza País, que se realizará el 3 de diciembre. Criticó con dureza al actual mandatario, Lenín Moreno, a quién tildó de “impostor profesional” y lo acusó de querer quedarse de manera ilegítima con el partido que ambos integran.

Correa y Moreno eran aliados y todo indicaba que iba a haber una continuidad entre los dos gobiernos. Sin embargo, desde el mismo día de la asunción, Moreno mostró un giro, se alejó del sector del partido más cercano a Correa y comenzó a negociar con la oposición.

En ese marco se dio un enfrentamiento con el vicepresidente, Jorge Glas, un hombre de Correa, quien fue destituido y arrestado acusado de corrupción, aunque hasta el momento no se le ha podido demostrar ningún cargo en su contra.

Tras el giro de Moreno, el 31 de octubre los sectores cercanos a Correa decidieron expulsar del partido al actual mandatario, al que acusaron de traicionar el programa y la alianza que lo llevó al gobierno.

Moreno apeló la medida ante el Tribunal de Garantías Penales de Pichicha, que falló a su favor. Pero, hasta el momento, la actual conducción del partido asegura que no ha sido notificada.

Todo ese recorrido llevó a que Correa, presidente vitalicio del partido, regrese a Ecuador, donde se realizará este fin de semana una convención para, según señalaron, expulsar “a los traidores”. Aseguró: “Quedaremos menos, pero seremos más”.

En camino a su país, Correa envió un mensaje a sus seguidores en el que señaló: “Son momentos extremadamente difíciles, enfrentamos al peor de los enemigos, la traición apoyada por toda la derecha, por los banqueros, por los medios de comunicación, por aquellos que destrozaron el país”.

“Venceremos, porque tenemos la razón, la verdad, porque somos inmensa mayoría. Silenciosa, pero mayoría que sabrá en su momento manifestarse”, aseguró.

Por último, el expresidente remarcó que “los traidores, empezando por Lenín Moreno, pero con la colaboración de gente como María Fernanda Espinosa, Augusto Barrera y Miguel Carbajal, quieren apoderarse de Alianza País de la forma más ilegítima, más ilegal, pero sabemos que la militancia de la inmensa mayoría está con nosotros”.